Seguir este blog
Administration Create my blog
18 enero 2015 7 18 /01 /enero /2015 00:23
JE SUIS MAIDUGURI

La Unión Europea es un club de elite. Un club cerrado de países ricos, y de otros no tanto, que junto a ellos aspiran a serlo. El mundo occidental es así, seguramente porque la superioridad moral y ética acompaña la percepción que tenemos sobre nosotros mismos. La democracia y nuestros derechos civiles, sociales y políticos son intocables; no admitimos ataque alguno a los principios de nuestra organización política salvo que provengan precisamente de los mismos que la dirigen.

Es por ello que tenemos muy asumido que en nuestros juicios de valor debemos distinguir a los de “dentro” y a los de “fuera”. No es lo mismo lo que ocurre “aquí” que lo que ocurre “allí”. Allí, es el resto; es otro mundo. Esto favorece una visión parcial y limitada en cualquier análisis que nos puede llevar a un reduccionismo de los problemas que limitamos a nuestro propio interés. Es normal preocuparnos por lo que nos parece cercano y no valorar de igual manera aquello que intuimos que no nos afecta, pero el juicio sobre esa cercanía, sobre todo cuando hablamos de derechos humanos, justicia, educación o sanidad, puede ser peligroso.

No es lo mismo que algo malo ocurra les a los de aquí que a los de allí, pero no siempre nos damos cuenta de que si nos despreocupamos de lo que ocurra allí pronto lo tendremos aquí. Los problemas los juzgamos no por lo que son, no por lo que suponen en sí mismo, sino por el lugar en el que ocurren, o aun peor, por la nacionalidad del que los sufre, lo que nos lleva a valorar la vida humana de forma muy diversa en función del origen de las personas. La muerte de tres americanos en una maratón nunca será comparable a la de miles de sirios o afganos.

Algo de todo esto tiene que ver con las noticias que estos días han inundado nuestros periódicos con juicios, reacciones y actitudes que, desde mi punto de vista, añaden un tratamiento hiriente e injusto con la comparación de cuando estas mismas noticias, pero multiplicadas por mil, nos llegan de países en los que estamos acostumbrados a pensar que la muerte no tiene el mismo valor que para nosotros. Cuando ellos mueren todo está muy lejos, pero cuando lo mismo ocurre aquí pone en peligro los cimientos de nuestra sociedad. La de ellos no debe tener cimientos, aunque posiblemente no sepamos, por desconocimiento, que son justamente los mismos.

Hoy, ante una evidencia mínima del problema cercano, clamamos por la falta de medidas de seguridad, por la amenaza que ya se intuye inminente, olvidando que hace dos días era el mismo el que llevaba a las fosas comunes a personas que entonces, y aun ahora, nos siguen pareciendo menos que nosotros.

Supongo que esta introducción me facilita llevaros a dos situaciones que sirven en la misma medida para ilustrar lo que intento compartir: la reciente crisis del ébola o la de los terroríficos atentados en París.

La primera de ellas nos sirvió para entretenernos con nuestra política local; con los que mentían y los que no, con el color de los uniformes, los que debían dimitir en el acto o después de las ruedas de prensa. Pasado el problema de la puerta de nuestra casa, parece que este ha desaparecido; ¿ya no muere nadie? El ébola fue una enfermedad que en España nos atacó al ombligo y el miedo hizo que la mayoría de nosotros nos lo miraramos sin ver más allá.

Prácticamente el mismo día de los atentados en París, pero mucho más lejos, en el norte de Nigeria, una niña de 10 años fue utilizada para explotar una bomba adosada a su cuerpo. La explosión mató a 20 personas. Una noticia más, semejante a las muchas que leemos casi todos los días en las páginas interiores de los periódicos. Era la tercera vez que utilizaban a niñas de esta edad para hacer explotar sus bombas pero aquí no nos enteramos; posiblemente porque esto ocurre en ciudades desconocidas para nosotros del tipo de la que nos ocupa llamada Maiduguri (El Hogar de la Paz). Nada parecido a la glamurosa París; seguro que no tiene ni torre que se ilumine por las noches ni nada que se le parezca, aunque para nuestra desgracia no conozcamos la espectacularidad de sus tres mercados. Tampoco sabremos nada del nombre de las niñas ni el de los fallecidos. El motivo de los atentados en esta lejana ciudad son los mismos que los de París, aunque a diferencia de esta, y solo en su región, los muertos y desaparecidos se cuentan por centenares.

Posiblemente seguiremos pensando que lo de París es diferente; tiene que ver con nuestros valores, la libertad de prensa, la democracia y la superioridad moral. Las manifestaciones de millones de personas en las calles, con todos los Presidentes de los países solidarios paseando unos escasos metros unidos del brazo, nunca se convocarán por un muerto que no sea de los nuestros.

No sé qué os perece pero creo que hay algo que no cuadra en todo esto.

Al fin y al cabo solo hay personas buenas y malas. Esa es la única diferencia. Las que mueren de esta forma son siempre buenas, estén donde estén. Cuando nos demos cuenta de ello habremos empezado a ganar muchas más batallas que la del terrorismo.

Compartir este post

Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo
12 enero 2015 1 12 /01 /enero /2015 00:34
A la vejez...amnistía fiscal.

Los grandes titulares que nos dan los políticos nunca recogen aquello que quieren ocultar. Las malas noticias, o lo que resulta difícil de explicar en una rueda de prensa sin salir con la credibilidad en entredicho, se esconden en la letra pequeña del Boletín Oficial. De la reforma fiscal solo hemos oído la parte bonita y agradable –rebajas del IRPF- pero hay que tener paciencia hasta que aparezca la sorpresa.

Y las sorpresas aparecen. La Disposición Adicional Única de la Ley 26/2014, de reforma del IRPF, nos ha sorprendido con una segunda y hasta ahora desconocida amnistía fiscal. Una nueva sorpresa fiscal del gobierno del Partido Popular. Esta amnistía tiene un destinatario único y exclusivo, lo que la convierte en discriminatoria: los jubilados extranjeros que residen en España y que fiscalmente son tan españoles como cualquiera de nosotros.

Para muchos de estos jubilados británicos, franceses o alemanes residir en España no solo supone disfrutar del sol y del clima de nuestro país sino que la alegría es doble. España es para ellos un paraíso fiscal. Aprovechando los Convenios de Doble Imposición preparaban con paciencia la argucia que les supondría no pagar impuestos cuando se jubilaran, siempre bien asesorados desde sus lugares de origen; solo había que esperar al momento de la jubilación: las pensiones que percibirían por su trabajo desde sus países se deben declarar de acuerdo con la normativa vigente exclusivamente en los país de residencia y este sería España.

Raudos y recién jubilados cambiaron su residencia fiscal a España y de forma inmediata lo comunicaban a su Agencia Tributaria alemana, británica o francesa para que no les practicaran retención alguna sobre sus pensiones. Una vez en España nadie sabría nada de ellos ni de sus pensiones; no existiría la más mínima información sobre ellas, aunque a efectos impositivos estos jubilados son tan españoles como los nuestros. Las autoridades europeas, pero extranjeras, por mucha Unión Europea de las que nos hablan, no informaban a España sobres esos pagos de pensiones, por lo que aquí nadie les exigía que pagaran los impuestos correspondientes. Los nuestros sí pagaban sus impuestos pero los residentes españoles/alemanes lo normal es que no lo hicieran. Vecinos de sombrilla y de paseo marítimo pero los que no pagaban venían de fuera.

Como no hay mal que cien años dure, y aunque parezca mentira, después de tanta opacidad y falta de comunicación entre gobiernos europeos estos decidieron informar unos a otros de los importes de las pensiones que pagaban a sus antiguos trabajadores. España ya disponía de la información que necesitaba para exigir a los incumplidores el pago de los impuestos no satisfechos en España. La sorpresa es que pese a que estos buscaron de forma fraudulenta el impago de su IRPF español la nueva Ley perdona sus pecados. La Disposición Adicional mencionada condona las sanciones, recargos e intereses de demora por las cantidades no declaradas.

Así somos y así seremos a no ser que….(continuará)

Compartir este post

Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo
11 enero 2015 7 11 /01 /enero /2015 22:13
La divine gauche (económica).

La izquierda lo es por su propuesta económica. Todo lo demás depende de la cultura política del país. La derecha española ha sido, y en buena medida lo sigue siendo, reaccionaria, ultracatólica y autoritaria, por lo que cualquier medida mínimamente progresista la denominamos en nuestro país de “izquierda”, pero ello no forma parte por si mismo del ADN de la izquierda. En unos países puede parecer que sí y en otros no tanto. No hay nada más retrógrado, machista y xenófobo que un comunista ruso. Las políticas de apertura de derechos civiles, de género y sociales son más propias de una Francia liberal y de derechas que de una izquierda soviética. La izquierda se define fundamentalmente por su programa económico, y si no que se lo pregunten al PSOE, que prefiere pensar cuando le toca gobernar en todo lo demás para no espantar a los “mercados”. Liberalismo económico frente a economía social. Derecha frente a izquierda.

Negar la viabilidad de programas económicos de izquierda o socialdemócratas es negar la propia existencia de la izquierda. Ante la situación de crisis del sistema liberal y el empobrecimiento colectivo que arrastra detrás de ella, a nadie puede extrañar que la economía de los ciudadanos se vuelva y mire a la izquierda. Pero no es suficiente. Lo público no siempre es el bien común y este no solo debe estar en lo público. La izquierda económica no puede ser ortodoxia clásica y debe explorar sus caminos en el siglo XXI alejados de ella, pero siempre pensando que el beneficio desmedido de unos pocos no lleva al bienestar de todos.

Ahora bien, en cualquier caso, un modelo que busque maximizar los beneficios económicos en su grado óptimo para el mayor número de personas debe quedar claro que depende básicamente, y como pieza central, de la política tributaria que adopte. Sin recursos públicos, sin dinero, y sin ajustes del gasto desmedido, nada de lo que se prometa es posible. No solo se necesita una revolución tributaria sino también otra igual de importante en la política del control del gasto. Izquierda no puede suponer derroche. Bienestar público no es gasto incontrolado sino ahorro y eficiencia en modelos de coordinación territorial, que busquen aislar el concepto de gasto necesario y social del de rentabilidad electoral o del de financiación ilegal de partidos políticos y bolsillos corruptos.

Las propuestas económicas que estamos leyendo estos últimos meses desde posicionamientos calificados como socialdemócratas hablan con razón, pero tal vez con mucha alegría, de nuevos impuestos y de lucha contra el fraude. Recogen con excesiva ligereza el incremento de los recurrentes impuestos para los “ricos y las grandes empresas”. Estamos de acuerdo en ello de forma general, pero el papel lo soporta todo y más cuando su destino es la papelera. Las ideas factibles y los programas viables no se escriben, sino que se luchan y se conquistan desde la verdad, por lo que la cifra de nuevos ingresos considerados como posibles a corto plazo cercanos a los 80.000 millones, de la que habla alguna de ellas, es un disparate que puede socavar el crédito de una auténtica propuesta de izquierda viable.

Dudo que se pueda llegar en los próximos años a incrementos sobre las cifras actuales de más de 35.000 millones de euros, incluyendo en ellos la necesidad de una amplia reforma tributaria orientada a los que más tienen y una revolución en la lucha contra el fraude.

No nos equivoquemos en los números porque los presupuestos que no se cumplen deben formar parte de la historia pero la credibilidad política debe volver a ella.

Compartir este post

Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo
9 enero 2015 5 09 /01 /enero /2015 00:39
ALGUNOS HOMBRES (Y MUJERES) BUENOS.

El señor Roca es un buen abogado; eso entre otras muchas cosas. Una de esas “otras muchas cosas” a las que se dedica es al curioso oficio de “conseguidor”. Como tal se denomina a aquellas personas, normalmente políticos retirados o personas relevantes e influyentes, que habiendo ocupado cargos institucionales de gran importancia, se dedican a “presionar” a sus contactos, normalmente colocados por ellos, para “conseguir” lo que sus clientes les solicitan. Entraría en esta definición la importante puntualización de que ninguno de los lectores de estas líneas podremos ser nunca clientes suyos. No nos debe extrañar en consecuencia, aunque sí avergonzar, que a estas personas citadas la veamos en los Consejos de Administración de “Empresas-Estado”, todas ellas amantes del concepto de oligopolio, o bien dirijan extraños despachos de abogados o consultorías de deseos imposibles, que solo abren sus puertas a clientes con pedigrí, por lo que suelen trabajar más en los despachos ajenos que en los juzgados.

Pues bien, he aquí que nos encontramos como durante estos meses el lobbysta y abogado de referencia ha ido hábilmente presionando con apariciones muy medidas y alejadas de los juzgados pero cercanas a la prensa. De esta forma el señor Roca acudió “casualmente” en un acto público con periodistas en Baleares, tres días antes de que se conociera la resolución de la Audiencia de Palma de Mallorca relativa a una de sus clientas, para decir algo tan trascendente como que él confiaba en la Justicia, en la independencia de los jueces, en el trabajo bien hecho y que por eso no esperaba otra cosa que no fuera la desimputación de su clienta. ¡Olé ahí! Nos podríamos indignar pero los abogados cobran para decir esto de sus clientes. A pesar de ello los escuchamos como si dijeran algo interesante.

No absuelta su clienta y para su sorpresa -cosa de jueces de provincias, pensará- hay que recordarle a Su Señoría quien es quien. Un Padre de la Patria ofende a sus servidores a las puertas de su despacho sin importarle que nobleza obliga, sino la suya si al menos a la que representa.

Creo que en este caso al señor Roca le va a salir mal la presión. Se va a encontrar con unos Magistrados verdadera y profesionalmente independientes, seguro que más de lo que él cree. Son tan independientes que a mí lo que decidan me parecerá bien por principio, aunque resuelvan en contra de lo que espero. Y lo que espero lo espero porque sé lo que espero, que es lo mismo que podría esperar el señor Roca si no cobrara por decir lo contrario de lo que verdaderamente espera, como buen abogado que es.

Dicho esto, traslado y reitero mi confianza en unos pocos hombres buenos. Los Magistrados de Palma de Mallorca (juez de instrucción y Audiencia), decidan lo que decidan, seguro que harán de acuerdo con su “leal saber y entender”, siempre con la ley de su parte escrita en un auto judicial y con unos recursos que son los que determinarán y garantizarán su resolución, independientemente de gustos personales o ideologías. Ellos son unos profesionales íntegros y les envío todo mi apoyo, sea cual sea su veredicto y antes de conocerlo. ¿A que el señor Roca no se atreve a decir esto?

Compartir este post

Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo
8 enero 2015 4 08 /01 /enero /2015 00:11
LA VUELTA AL BLOG EN 300 DÍAS.

El tiempo pasa y no encuentro el momento de escribir con pausa y sosiego. Tampoco la razón para hacerlo y mucho menos en pensar que alguien descubra interés alguno en leer lo que escribo. Este modesto blog ha quedado vacío de letras por vacío de ideas. Tal vez estas pueden permanecer pero no el convencimiento de que pueda aportar algo que sea expresado con la suficiente claridad para que dediquéis a ello vuestro tiempo. Dicho de otra manera, lo que aquí podáis leer lo encontraréis mejor escrito en cualquier otro lugar. Parece una invitación para cliquear la X del margen superior derecha pero no lo es, es simplemente un reconocimiento de las limitaciones personales.

Durante un tiempo pensé que merecía la pena escribir aunque, como es mi caso, solo dispusiera de un torpe aliño literario con el que revestir de apariencia el mensaje, porque lo importante, lo verdaderamente importante, era protestar, abrir los ojos, gritar, hacer número, salir a la calle, a esta calle pública que marca un espacio virtual que podíamos ocupar cual plaza mayor o puerta del sol se tratara. El mensaje, y el grito con el que se emitía, era lo importante.

Tocaba denunciar la falta de democracia, de participación en la vida política de las personas que solo contamos para decir que sí a todo con el simple otorgamiento. La ausencia de los que obedecen y la permanencia omnipresente de estructuras burocratizadas de poder ocupadas por empleados ejecutores de los intereses de los poderes económicos, que se erigían en la representación auténtica de un concepto que atropellaban: democracia. Democracia eran ellos y nosotros los que les legitimábamos. Se sustituye a las personas, a los ciudadanos como protagonistas de su destino, por aparatos de una logística de poder. Y todos a dormir tranquilos que ya teníamos democracia. Al despertar asustados por la explosión de la crisis encontramos lo que habíamos dejado abandonado y no nos gustó nada no saber si la culpa fue nuestra por permitirlo o de ellos por hacerlo.

Las elites ocupaban todos los espacios de debate y toma de decisiones. Nadie les controlaba y por eso, en nuestro despertar, les llamamos “casta”. La casta de intocables, de personas dotadas del gen del poder, que les correspondía por su pertenecía a una secta a la que había de demostrar obediencia ciega a cambio de disponer del libre acceso a las oportunidades que brinda saber que aquello puede ser tuyo. Que nadie te vigila. La corrupción no es un problema, es una consecuencia de lo anterior.

Y aquí nos encontramos.Todo está dicho ya. Solo faltan las soluciones y este espacio de entretenimiento solo tiene razón de ser en esa última palabra mientras pensamos en ellas… y que tal vez fluyan de manera natural. Lo que leáis a partir de ahora será eso, pequeños divertimentos compartidos a los que estáis invitados mientras así los percibáis. Gracias por haber vuelto por aquí.

Pequeñas reflexiones a vuela pluma que a mí me entretienen y espero que a vosotros no os aburran ya que habéis llegado hasta aquí.

IDEOLOGÍAS O HOOLIGANISMO

¿Cuántas realidades existen? ¿Una o infinitas? Solo una pero depende del cristal con el que se mire, dicen los sabios del lugar. Tal vez por eso cada uno la percibe de forma distinta.

¿Cuál es el cristal que deforma la realidad? El de los intereses particulares y el de las creencias adquiridas por la experiencia, el aprendizaje y el adoctrinamiento. Las ideologías forman parte de ese cristal que deforma una mente adoctrinada. Adoctrinada muchas veces por el simple color de la bandera que enarbola. Yo soy rojo le responde al azul. Sin más.

Liberémonos de ideas preconcebidas, fijemos las metas, los problemas y los valores éticos que queremos garantizar en el camino a recorrer para su solución. Busquemos las respuestas sin un código impuesto a la razón por ideologías que buscan en la ortodoxia de su cumplimiento el único camino válido para llegar al final del trayecto. Recorrámoslo con libertad, busquemos soluciones donde se encuentren, sin renunciar a los valores que deben guiar esta búsqueda: la justicia, la solidaridad, la igualdad, la eficiencia, la humanidad… Sumemos adhesiones en el camino cuando la meta es compartida y no excluyamos a los viajeros por credos o ideas preconcebidas.

Una sociedad evolucionada no puede basarse en sumar adhesiones a ideologías cerradas sino en sumar esfuerzos con mentes abiertas. Fijemos lo que nos une y reduzcamos lo que nos separa. ¿Seguiremos comportándonos como en estos últimos dos siglos? Los que nos han gobernado durante los últimos años ya han evolucionado y saben que sus ideologías solo sirven para atraparnos a nosotros; a ellos no, solo sirven a los intereses que les mantienen.

TELEDEMOCRACIA”

“Democracia” es un concepto vacío en busca de significado. Lo soporta todo. Democracia popular le llamaban los comunistas, democracia orgánica los fascistas y democracia representativa los liberales.

El S. XXI nos trae algo nuevo: La “teledemocracia”; un término de nuevo cuño, muy fácil de entender. Te ahorras pensar, te ahorras hablar, te ahorras participar: solo tienes que mirar. Es tan sencillo que su definición es similar a los índices de audiencia televisiva.

Seguramente en pocos años ya no sea necesario ir a votar, tan solo mantener el canal de televisión en el salga tu líder político favorito el tiempo suficiente para que el barómetro de audiencia recoja tu elección. Al fin y al cabo progreso es comodidad.

EL PERDON.

El catolicismo es lo que tiene, que es muy cómodo. No es como el luteranismo, que ya puedes pedir perdón e ir de rodillas a Lourdes, que los pecados duran para toda la vida. Aquí no, los católicos de bien no tenemos ese problema: te confiesas, pides perdón y ya puedes tener el alma como unos zorros que te quedas nuevo. Inmaculado

.

Dadas las facilidades del sistema todo es apuntarse: uno nos pide perdón por irse a cazar elefantes, el otro cuando le cazan a 50 corruptos de su partido de una tacada, otro más lo hace después de ser cazado con el dinero en Andorra….

Y digo yo… ¿y si nos ponemos de acuerdo, los cazamos nosotros a ellos y después les pedimos perdón… nos ganaremos el cielo? Lo malo es que el cielo no se gana por consenso. Lástima.

LA ELECCIÓN.

Hay que reconocer que el trabajo que tuvo el señor Aznar fue de una dificultad extrema. Habéis leído bien: de dificultad extrema. Pocos Presidentes han tenido que pasar pruebas tan duras como él. Tuvo que elegir cuidadosamente a personas de gran solvencia para ocupar puestos de extrema responsabilidad. Simplemente para muestra unos cuantos botones: elegir el tesorero del partido, cargo retribuido con millones de euros en paraísos fiscales, elegir al Presidente de Caja Madrid/Bankia, cargo también retribuido con millones de euros y libre disposición de tarjetas sin límite de gasto, elegir al Ministro de Economía, cargo retribuido con todo tipo de prebendas en forma de puertas giratorias, comisiones y poderes sin límites en un país dormido, elegir a un yerno para que se forrara en extraños negocios que nadie puede explicar, elegir a Presidentes de Comunidades Autónomas como Valencia y Baleares para que se forraran en asuntos feos de “Bigotes”.

Y así día tras día. Y todo esto por apenas 100.000 euros al año que es lo que cobra un Presidente del Gobierno. No me digáis que no debe ser duro enfrentarte cada noche con la Botella y explicarle que en eso consistía su trabajo. Desde luego mi mujer tengo claro lo que me habría dicho: “Tú eres tonto o me estás tomando el pelo. Que sean ellos el Presidente”. Pues eso.

CORRUPCIÓN Y FLAMENCO.

La corrupción es como el flamenco: hay un montón de palos y cada uno es diferente. No es lo mismo una farruca que un zorongo. No es lo mismo la corrupción de los alcaldes que van por libre a la hora de enriquecerse, que las de los políticos que con su aparente corrupción ocultan los bajos fondos del partido en el que militan. Aunque ellos ganan mucho su silencio oculta mucho más. A los primeros se les defiende pero hasta que los “pillen”. El riesgo va por su cuenta como los beneficios que obtienen. A los segundos se les defiende hasta el final porque en caso de confesiones no previstas que revelar el paraíso donde se encuentra la isla del tesoro temblarían los cimientos del negocio llamado PPSOE.

Veréis como lo que os digo es verdad. Es muy fácil de distinguir cuando ya conoces el tema. Las diferencias se pueden apreciar desde cómo se desarrolla el operativo policial, pasando por quiénes son las personas detenidas y terminando por la amplitud de las investigaciones que se han permitido. Operaciones como la realizada en los últimos días en Madrid cuenta con todos los vistos buenos oficiales del partido porque los detenidos habían montado el negocio por su cuenta. Veremos como los responsables populares hablan de la operación con contundencia y se pronuncian sin temor criticando a los detenidos. Nada que se parezca a asuntos como el de Bárcenas o el de Rato en los que directamente no saben qué decir.

No te dejes engañar. No critican la corrupción, critican que la corrupción no sea controlada directamente por ellos.

CACIQUISMO SIGLO XXI.

Durante años tuve la oportunidad de “conocer” de cerca lo qué es realmente la corrupción política. Junto con mis compañeros aprendí mucho en poco tiempo: cómo y por qué lo hacen y cuáles son sus vergonzosos mecanismos de protección y defensa, su famosa impunidad. Una vez que entiendes las reglas del juego te das cuenta de cómo funciona una parte muy importante de nuestra democracia, sus zonas de sombra, sus medias verdades, sus mentiras; en definitiva su sometimiento, no siempre disimulado, a los lobbys e intereses privados, auténticos “corruptores” y “engrasadores” de la maquinaria mafiosa, de los que, por cierto, apenas se habla. Sin ellos no habría corrupción aunque siguieran existiendo los políticos. A los caciques del siglo XIX les hemos cambiado el nombre.

Entendido lo más importante es como si, por fin, se cayera la venda de los ojos y fuéramos capaces de comprender lo que día a día se escribe -y sobre todo lo que no se escribe- en la prensa. Siempre lo mismo, siempre funcionan con unos esquemas parecidos. Resulta indiferente que sea en Valencia, en Baleares, Madrid o Aragón porque los sistemas de vaciamiento de lo público y de enriquecimiento de sus gestores y de sus partidos son idénticos.

Mucho se habla y más se escribirá de soluciones: leyes nuevas, transparencia política, más jueces, más condenas, más control….Sin duda, por lo menos para mí, todas estas propuestas forman parte de un idea cómplice que pasa por mantener el problema mitigándolo.

Todo debe tener un límite, no engañemos a nadie más porque sólo hay una solución: deben abandonar democráticamente el poder los partidos políticos que han permitido todo lo que ha ocurrido en este país. Una vez que lo abandonen es cuando debemos diseñar una nueva ética política y una forma diferente de entender el poder, su control y una participación ciudadana más activa e inteligente. El poder sabemos que corrompe por eso la solución se debe tomar antes de que vuelva a ocurrir. Nada tiene sentido si los que han ocupado el poder siguen manteniéndose en él.

No hablo de borrón y de cuenta nueva. Creo que hay muchas cosas que merece la pena conservar pero sin duda es un momento en el que debemos dar un paso decidido hacia el cambio o simplemente a la evolución y al progreso. Dicen que en ocasiones es necesario que todo cambie, incluso para que todo permanezca igual. Hagámoslo no solo para retener lo bueno sino para darnos la oportunidad de cambiar lo que no debe permanecer ni un minuto más entre nosotros.

Lo siento por muchas de las personas honradas y bien intencionadas que han formado parte de estos partidos pero ellos, precisamente ellos, tienen que ser los primeros en dar ejemplo de esa honestidad. A partir de ese momento empezaremos a construir un sistema político en la que las normas éticas sustituyan a las penales.

Compartir este post

Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo
7 abril 2014 1 07 /04 /abril /2014 19:56

SABIOS.jpgLa sabiduría es como el arte; va más allá de la técnica y del conocimiento para trascender sobre el espíritu. La belleza empequeñece a “lo bonito”, al igual que  el arte lo hace con  el procedimiento. La propia sabiduría se eleva sobre  la experiencia de la que nace para alejarse de ella. Los sofistas no eran sabios porque su camino se detenía en la simple (o no tanto) retórica: “la verdad” no estaba a su alcance, solo la demagogia. No es igual hablar que pensar, como no es lo mismo pensar que saber que no sabes nada.

 

¿Quién es sabio hoy? Posiblemente a los sabios de hoy no los conozcamos, más que nada por aquello que nos recuerda una de esas frases en forma de  proverbio chino  que circulan por internet: “el hombre que sabe no habla, el hombre que habla no sabe”. Ciertamente hay dos formas de proyectar luz, la que se emite como fuente y la que se refleja como espejo. La sabiduría es la primera y el conocimiento o la experiencia es la segunda. Estamos más acostumbrados a ver la luz que se refleja en cristales de aumento que aquella otra, más tenue tal vez, que emiten los pocos que son capaces de hacerlo.

Como yo voy a lo mío, aprovecho esta aparente disgregación para recordar que durante estos días hemos conocido que un Comité de “sabios” (todos masculinos) ha propuesto a nuestro Gobierno, a petición de este, una serie de cambios en el sistema tributario. Una auténtica revolución, dicen los más optimistas, unos”arreglillos” dicen el resto, que son mayoría.

Curioso adjetivo el de sabios. No por dudar de su conocimiento sino de su sabiduría. Nunca se puede formar parte de un Comité con este adjetivo y que además pretenda llegar a buen puerto con la composición que  tenía este. No por lo que había sino por lo que faltaba. Por eso no sabemos quiénes son los que vieron en estas personas los rasgos de la sabiduría, y menos en un tema tan poco dado a llegar hasta tan excelsa posición sobre el espíritu como es el proceloso mundo de los impuestos, pero lo que está claro que es que  si no supieron encontrar ni a una sola “sabia”, o han buscado mal o no es esta materia para encontrar la Sabiduría. No puede  existir esta si no son capaces de encontrar a una sola mujer. La sabiduría masculina es menos sabiduría.

Posiblemente no nos encontramos ante sabios sino ante buenos profesionales elegidos como expertos conocedores de una materia ciertamente compleja y dada a interpretaciones ideológicas, que determinan que las soluciones sean igual de buenas que de malas, y siempre según la atalaya desde la que se observen.

El recurso a la sabiduría es la trampa que oculta la ideología. Los sabios no ven la verdad bajo el prisma de la ideología como ocurre, posiblemente, con alguna de las personas que nos ocupan. De forma legítima sin duda, pero lo que no puede admitir discusión es que las conclusiones de su largo y seguro que bienintencionado trabajo son las que son, pero podían haber sido otras completamente diferentes.

Me llama la atención el recurso al conocimiento técnico de profesores universitarios para revestir de la autoridad  que  siempre concede  el halo de lo absoluto e irrebatible que acompaña a la sabiduría cuando lo se quiere es realizar cambios de cierta entidad en materias sensibles como lo es el sistema tributario. Parece que les avergüenza afrontar la política tributaria que corresponde al partido del gobierno y por ello se lo encomiendan a los “sabios”, que no hacen más que trasladar la “única solución posible”, descubierta tras un proceso casi místico. “Yo no he sido, han sido ellos…los sabios” sentencian los políticos con cara de resignación. “Yo no quería hacerlo pero es de sabios hacer lo que nos dicen los ídem….”

¿Cómo es posible que con la evidencia del desastre tributario que tenemos en este país el Partido Popular no haya propuesto su propia reforma en el minuto uno de su Gobierno? Por vergüenza. Por vergüenza o por la desvergüenza de esperar al último año. Y aún así oculta en una reforma de sabios. Será porque de sabios es saber esperar.

Solo nos queda juzgar la sabiduría de los sabios y valorar si lo que tienen que pagar los menos sabios, que no tontos, también llamados contribuyentes, es más o menos que lo que pagaban antes de sus propuestas, ya que esto es, al fin y al cabo, lo que a todos nos importa. Lo curioso de este proceso es que ni los sabios lo saben. Oiga... ¿pero voy a pagar más o menos que antes?  Ah no sé, somos sabios pero no adivinos.

No saben por qué las clases bajas y medias de este país van a seguir pagando tanto o más que lo que más pagan en cualquier país de Europa, no saben si será necesario trasladar buena parte de los productos gravados con el tipo reducido de IVA al general (con lo que aumentarán la carga tributaria), no saben como hacen los que más tienen para no pagar el Impuesto sobre el Patrimonio, pero como sí saben que no pagan lo que les debería corresponder, deciden que lo mejor es suprimir el Impuesto (han descubierto la piedra filosofal de la lucha contra el fraude tributario: suprimir los impuestos, casualmente se descubre para no pagar el de Patrimonio), no saben por qué el que gana 1.000.000 de euros en el sofá de su casa, tranquilamente esperando a que aumente la rentabilidad de sus inversiones mobiliarias, o especulando con las inmobiliarias, tiene que pagar menos impuestos que el que se levanta todas las mañanas a trabajar por 40.000 euros al año (en el mejor de los casos, claro) pero puesto que no lo saben deciden que aun así  el del sofá  tiene que pagar menos que antes,  no saben por qué no se les ha ocurrido desarrollar un Impuesto que grave y controle las transacciones financieras especulativas y los flujos con paraísos fiscales,  no saben qué es lo que hay que hacer para aumentar la recaudación del Impuesto de Sociedades a unos niveles homologables a lo que recauda proporcionalmente cualquier país serio, o simplemente a lo que recaudaba este mismo país no hace tantos años cuando el PIB no era inferior a lo que es hoy, no saben…..

A cambio, sí que saben que hay que devaluar fiscalmente el factor trabajo sobre el consumo y aprovechando la devaluación interna como elemento de éxito contar con una fiscalidad aliada estratégicamente como impulso a la creación de empleo. Que dicho en idioma que todos entendamos quiere decir algo así como bajar las cotizaciones sociales que pagan las empresas para abaratar la contratación de  trabajadores, aprovechando que con la reforma laboral tienen unos contratos infames y que por cuatro euros tienes a un tío/a trabajando para ti en régimen de semiesclavitud. A cambio del recorte de ingresos públicos del factor trabajo (las cotizaciones) a ese trabajador/a le hacemos pagar más IVA por su consumo, que será toda su renta, ya que al ser esta mínima se verá obligado a consumir todo lo que gana, aumentando de esta manera los ingresos públicos. Con eso matan dos pájaros de un tiro: dirán que desciende el índice de paro (no hay estudios de índices de explotación) y además aumentan los ingresos tributarios. Como en Dinamarca pero allí cobran los trabajadores una pasta.

La Sabiduría sigue unos complicados caminos que no siempre entendemos los ciudadanos de a pie, pero lo que al menos sabemos siempre nos sitúa en el mismo lugar. Un lugar donde inició su historia y que nos recuerda aquello tan manido de…sólo sé que no sé nada…pues eso… al fin y al cabo lo que sé es una gota en el mar de la ignorancia por lo que daría todo lo que sé a cambio de la mitad de lo que ignoro.

Compartir este post

Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo
9 marzo 2014 7 09 /03 /marzo /2014 19:50

ParlamentoEuropeo.jpg 

 

La estabilidad presupuestaria es un valor constitucional. No lo era hasta que como tal se impuso en la única reforma de nuestra Constitución producida en 2011 con el apoyo de PP y PSOE. La necesidad de pagar prioritariamente los intereses que genera la deuda pública también se convierte en un principio constitucional. Ambos se incluyeron en la misma reforma constitucional. La Constitución se aprobó tras un proceso de referéndum en 1978, por lo que los ciudadanos de aquel momento la aprobaron sin que estos artículos existieran. A nadie se le ocurrió en 2011 preguntar a los españoles que opinaban de esta reforma, de tal manera que estos principios no tienen el respaldo directo de ningún ciudadano de este país, aunque por eso no dejan de formar parte de nuestra Constitución.

En definitiva esta reforma viene a significar que la Constitución recoge el principio de prioridad financiera: con el dinero de nuestros impuestos antes se debe pagar a los bancos propietarios de nuestra deuda que a cualquier otro acreedor. Cualquier otro acreedor puede ser  usted mismo, y de hecho lo es, en forma de política social, educativa sanitaria….Hasta que no se pague la deuda no hay derechos sociales. Supongo que por no explicar algo tan sencillo de entender se evitaron el mal trago de convocar un referéndum consultivo y tener que engañar a nadie.

Tan poco conocida situación aporta otra interesante reflexión: mediante este mecanismo se produce un trasvase de las rentas de trabajo  a las del capital mediante el pago de impuestos. Como es más que conocido, en España sostienen el sistema tributario  las rentas del trabajo,  especialmente las de las clases medias. Estas rentas del trabajo se convierten en rentas del capital al servir como financiación para el pago presupuestario de la carga de la deuda, esto es, los intereses. Usted paga impuestos para que la prioridad número uno no sean sus servicios sociales sino el pago a los bancos. Puede tener su razón de ser pero si esto no se conoce alguien se ahorra su argumentación.

Pero todo tiene su explicación: imposición de la UE. No lo digo yo sino que lo veréis en la propia Exposición de motivos de la reforma que encontraréis a continuación. Sin más. Ya que es una imposición, debieron pensar, lo mejor es hacerlo rápido y que no se hable mucho de ello. Y así fue, visto y no visto. Tenemos la primera reforma constitucional desde 1978 y por ello y con mucho gusto os la copio de forma íntegra para que podáis sacar vuestras conclusiones:

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Más de treinta años después de la entrada en vigor de la Constitución, formando parte España de la Unión Económica y Monetaria Europea, que consolida y proyecta sus competencias en el marco de una creciente gobernanza común, y siendo cada vez más evidentes las repercusiones de la globalización económica y financiera, la estabilidad presupuestaria adquiere un valor verdaderamente estructural y condicionante de la capacidad de actuación del Estado, del mantenimiento y desarrollo del Estado Social que proclama el artículo 1.1 de la propia Ley Fundamental y, en definitiva, de la prosperidad presente y futura de los ciudadanos. Un valor, pues, que justifica su consagración constitucional, con el efecto de limitar y orientar, con el mayor rango normativo, la actuación de los poderes públicos.

Para llegar hasta aquí, la salvaguarda de la estabilidad presupuestaria ya supuso un instrumento imprescindible para lograr la consolidación fiscal que nos permitió acceder a la Unión Económica y Monetaria y fue posteriormente recogida en normas de rango legislativo.

En el mismo sentido, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento tiene como finalidad prevenir la aparición de un déficit presupuestario excesivo en la zona euro, dando así confianza en la estabilidad económica de dicha zona y garantizando una convergencia sostenida y duradera de las economías de los Estados Miembros.

La actual situación económica y financiera, marcada por una profunda y prolongada crisis, no ha hecho sino reforzar la conveniencia de llevar el principio de referencia a nuestra Constitución, al objeto de fortalecer la confianza en la estabilidad de la economía española a medio y largo plazo.

La presente reforma del artículo 135 de la Constitución Española persigue, por tanto, garantizar el principio de estabilidad presupuestaria, vinculando a todas las Administraciones Públicas en su consecución, reforzar el compromiso de España con la Unión Europea y, al mismo tiempo, garantizar la sostenibilidad económica y social de nuestro país.

Artículo único 

El artículo 135 de la Constitución Española queda redactado como sigue:

«1. Todas las Administraciones Públicas adecuarán sus actuaciones al principio de estabilidad presupuestaria.

2. El Estado y las Comunidades Autónomas no podrán incurrir en un déficit estructural que supere los márgenes establecidos, en su caso, por la Unión Europea para sus Estados Miembros.

Una ley orgánica fijará el déficit estructural máximo permitido al Estado y a las Comunidades Autónomas, en relación con su producto interior bruto. Las Entidades Locales deberán presentar equilibrio presupuestario.

3. El Estado y las Comunidades Autónomas habrán de estar autorizados por ley para emitir deuda pública o contraer crédito.

Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta. Estos créditos no podrán ser objeto de enmienda o modificación, mientras se ajusten a las condiciones de la ley de emisión.

El volumen de deuda pública del conjunto de las Administraciones Públicas en relación con el producto interior bruto del Estado no podrá superar el valor de referencia establecido en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

4. Los límites de déficit estructural y de volumen de deuda pública sólo podrán superarse en caso de catástrofes naturales, recesión económica o situaciones de emergencia extraordinaria que escapen al control del Estado y perjudiquen considerablemente la situación financiera o la sostenibilidad económica o social del Estado, apreciadas por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los Diputados.

5. Una ley orgánica desarrollará los principios a que se refiere este artículo, así como la participación, en los procedimientos respectivos, de los órganos de coordinación institucional entre las Administraciones Públicas en materia de política fiscal y financiera. En todo caso, regulará:

a) La distribución de los límites de déficit y de deuda entre las distintas Administraciones Públicas, los supuestos excepcionales de superación de los mismos y la forma y plazo de corrección de las desviaciones que sobre uno y otro pudieran producirse.

b) La metodología y el procedimiento para el cálculo del déficit estructural.

c) La responsabilidad de cada Administración Pública en caso de incumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria.

6. Las Comunidades Autónomas, de acuerdo con sus respectivos Estatutos y dentro de los límites a que se refiere este artículo, adoptarán las disposiciones que procedan para la aplicación efectiva del principio de estabilidad en sus normas y decisiones presupuestarias.»

 

Supongo que podríamos hacer una extensa crítica de lo que una norma como esta supone y cuál es la razón por la que se hizo, pero posiblemente no os lo pueda explicar yo mejor de lo que ya se ha hecho, es por ello por lo que me limito a trasladaros el interesante artículo de José Moisés Martín publicado en

http://www.eldiario.es/agendapublica/reforma-constitucional/articulo-constitucion-excesiva-innecesaria-inconsistente_0_203680224.html

y que termina de la siguiente forma:

En conclusión: una reforma excesiva, precipitada, de dudosa consistencia económica, y con un fuerte significado político que limita en buena medida las posibilidades de construir una política económica diferente en un Estado descentralizado como España. Una reforma que no puede sino considerarse un grave error.

 

Pero estando así las cosas nos podemos plantear, ¿y qué pasa con los ingresos? La estabilidad presupuestaria y el déficit público estructural no solo se consiguen reduciendo gastos sino también aumentando ingresos. La primera de las posiciones obedece a criterios claramente ideológicos que consideran que los ingresos no deben aumentarse con el argumento de no hacerlo sobre las clases trabajadoras ya suficientemente explotadas. Cierto, pero existen otras vías para aumentar los ingresos de los que tan apenas se habla. Ya que la crisis ha supuesto una caída de los ingresos tributarios, de esa cifra, alegan, ya no nos movemos por lo que solo les queda lo que siempre han anhelado, y por fin se presenta la ocasión: reducir gastos, reducir Estado. Sustituir lo público por lo privado.


Estamos en un momento importante en el que se acercan las elecciones europeas. Es el lugar y el marco adecuado para conocer, además de cuáles son los políticos a jubilar por los grandes partidos, las alternativas y las soluciones que nos proponen las fuerzas políticas tradicionales.No podemos quedarnos indiferentes en los momentos claves de nuestro cambio político. Por mi parte voy a intentar aportar mi granito de arena en el diseño de lo que considero que son unas reformas necesarias para convertir la UE en un espacio de tributación justa y suficiente para que la estabilidad presupuestaria no tenga por qué ser lo que desde posiciones ideologizadas se han propuesto que sea.

Os propongo mis ideas al respecto. Espero que no os desagraden:

 

 

PRIMERA. PROPUESTA: POLÍTICA COMÚN DE HOMOGENEIZACIÓN DE PRESIÓN FISCAL EUROPEA.

 

La presión fiscal mide los ingresos tributarios obtenidos por cada uno de los países en relación a su Producto Interior Bruto. Hay notorias diferencias entre países respecto a la presión fiscal, que oscila desde menos del 30% en Letonia, Lituania, Irlanda, Eslovenia, Rumanía y Bulgaria hasta más del 40% en los países nórdicos, Francia, Italia y Austria. España ocupa el puesto 21 con un 31,4%. Antes de la crisis la presión fiscal en España estaba cerca de la media europea, pero la mala racha de los últimos años la ha situado en este aspecto al nivel de otros países recientemente incorporados al proyecto europeo.

 

Esta medición es realizada por la Oficina Estadística de la UE llamada EUROSTAT:

Presión fiscal = Ingresos fiscales*/ PIB

(*) Incluye las cotizaciones a la SS y los impuestos indirectos

La presión fiscal se obtiene dividiendo la recaudación tributaria entre el PIB (Producto Interior Bruto), por lo que es un dato macroeconómico que depende sobre todo de la actividad económica del país, y no tanto de la bajada o subida de impuestos.

 

Estos datos deben servir para fijar la necesidad de establecer unos límites más estrechos entre la presión fiscal calculada en cada país y la obligación para cada uno de ellos de situarse entre esos niveles, que suponga, para países como España, la obligación de elevar sus ingresos tributarios. Por tanto se propone la fijación de unos límites de obligado cumplimiento que eviten políticas tributarias insuficientes como es el caso de España.


 

SEGUNDA. PROPUESTA: POLÍTICA DE LIMITACIÓN DE ESFUERZO FISCAL EUROPEO.


Una política activa que busque el incremento de la presión fiscal y de la mayor obtención de ingresos tributarios no debe de recaer en el esfuerzo individual de los ciudadanos y menos en aquellos con un menor nivel de renta. Por tanto se propone la articulación de un control europeo real que mida el esfuerzo fiscal efectivo que soporta cada ciudadano en función de su nivel de renta y que se limite el mismo en función de esta. Consiste en establecer una renta “libre de impuestos” que garantice la justicia individual y el alcance no confiscatorio de los impuestos cuando recaen repetidamente sobre determinadas rentas como las del trabajo.

 

En este sentido el esfuerzo fiscal es el porcentaje que suponen los impuestos que pagamos respecto a nuestro salario. Esta ratio, también llamado Índice de Frank, se obtiene dividiendo la presión fiscal entre el PIB per cápita. 

Esfuerzo fiscal = Presión fiscal/ Renta per cápita.

Esfuerzo fiscal es el indicador que mide el peso que representa los impuestos en la renta per cápita de los ciudadanos, es decir, qué porcentaje de lo que se gana va destinado al pago de tributos. Por tanto, afecta más de manera directa al bolsillo de los ciudadanos. Incluye todo tipo de impuestos, desde el IRPF hasta el IVA, pasando por las cotizaciones a la Seguridad Social u otros impuestos directos.

 

Lamentablemente, según  estudios realizados al respecto el esfuerzo fiscal medio de España supera en un 20% al de la media europea.

http://www.libremercado.com/2013-01-15/el-esfuerzo-fiscal-en-espana-es-el-mas-alto-de-la-eurozona-1276479317/

 http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/economia/esfuerzo-fiscal-espana-mas-alto-eurozona_821993.html

http://www.elblogsalmon.com/economia-domestica/presion-fiscal-y-esfuerzo-fiscal-falsos-sobreentendidos

 

Supondría una auténtica novedad un concepto europeo de esfuerzo fiscal individual aplicado por niveles de renta y calculado para cada país que supusiera un  límite a las medidas de muchos países como España que centran sus políticas de consolidación fiscal fundamentalmente en las rentas del trabajo y en el consumo que son, básicamente, los que mayor incidencia tienen en el mencionado esfuerzo fiscal individual.

 

 

TERCERA. PROPUESTA: MARCO EUROPEO DE TRIBUTACIÓN JUSTA.

 

No existe un interés en la política común europea en establecer un diseño general de justicia tributaria en los sistemas tributarios de cada una de las naciones que componen la UE. Es esencial asegurar el diseño de unos sistemas tributarios que sigan Modelos de justicia e igualdad en la imposición y progresividad en su conjunto. Nuestra Constitución en su artículo 31 así lo establece pero con respecto a todo el sistema, por lo que se hace muy difícil valorar si nuestro sistema tributario en su conjunto sigue los dictados constitucionales. Lo mismo ocurre a nivel europeo donde no existe norma alguna que obligue a establecer sistemas tributarios justos.

Para considerarlos así debe  de asegurarse que la recaudación tributaria se consigue de forma proporcionada, acudiendo para ello a  todas las fuentes posibles donde se encuentran los hechos imponibles de mayor relevancia fiscal. Es en este caso sintomática la caída de aportación de figuras como el Impuesto de Sociedades que grava a las personas jurídicas y entre ellas a las grandes empresas. La caída que se ha producido en la recaudación del Impuesto de Sociedades en España ha supuesto que su aportación al conjunto del sistema sea de las más bajas de Europa en relación a su PIB y que el Gobierno no haya tomado medidas efectivas que hayan supuesto su recuperación. En este sentido la aportación del Impuesto de Sociedades en España ha bajado del 4,5 % del PIB al 1,5 %

http://www.ccoo.es/comunes/recursos/1/pub48539_Nueva_etapa_n_26._Evolucion_del_sistema_tributario_en_Espana._Propuesta_en_materia_de_politica_fiscal.pdf

 

Se propone en consecuencia, el establecimiento de un ESTÁNDAR EUROPEO DE SISTEMA TRIBUTARIO JUSTO, que supongan una referencia válida para cada uno de los Estados en cuanto a la aportación que debe suponer al conjunto del sistema  cada una de las figuras impositivas relevantes.

 

CUARTA. PROPUESTA: ARMONIZACIÓN FISCAL IMPUESTOS DIRECTOS.

 

La Unión Europea tiene pendiente una verdadera armonización fiscal de sus Impuestos directos, especialmente en el Impuesto sobre Sociedades y en todos aquellos Regímenes Especiales que pueden aplicar  las personas jurídicas. La competencia encubierta entre países que buscan la mejor tributación para atraer inversiones ha supuesto una  caída espectacular de la recaudación en todos los países de la UE y la aparición de instituciones y regímenes de tributación especiales como las SICAV o las ETEVE en España, similares a las también existentes en otros países. Resulta fundamental acabar con esta situación y regular unas bases imponibles comunes que aseguren unos ingresos sostenidos para todos los países, evitar competencias que rebajen los tipos efectivos, así como la aparición en las legislaciones internas de todo tipo de deducciones, bonificaciones y regímenes especiales. Por ello se proponeun Impuesto de Sociedades armonizado que suponga la regulación de una base imponible común, un tipo efectivo mínimo común y la aprobación de deducciones y bonificaciones mínimas, que deben ser comunes y que sirvan a una política económica europea de interés compartido.

http://internacional.elpais.com/internacional/2011/12/07/actualidad/1323248968_281748.html

http://europa.eu/legislation_summaries/taxation/fi0007_es.htm

http://xivrem.ujaen.es/wp-content/uploads/2011/11/27-R-149M310.pdf

http://europa.eu/legislation_summaries/taxation/index_es.htm

 

La simple armonización que buscaba evitar las distorsiones en los mercados, como ha sido la realizada con los impuestos indirectos (IVA), debe dejar paso a una armonización fiscal pensada en la justicia del sistema en su conjunto y en evitar situaciones de ventaja de unos países sobre otros, que termina obligando a los menos fuertes a rebajar sus ingresos para evitar que sus empresas acudan a otros estados con normativas de ventaja.

Por otro lado se buscará la realidad de la tributación en una clara demagogia política que anuncia tipos altos con los que “engañar” a su electorado pero ocultando tipos efectivos que rozan la ausencia de tributación al ser en algunos casos prácticamente inexistentes.

 

 Se impulsarán nuevas figuras impositivas como el ITT (Impuesto de Transacciones Financieras) congelado sine die.

 

http://europa.eu/legislation_summaries/taxation/mi0087_es.htm

 

 

QUINTA. PROPUESTA: ESTÁNDAR EUROPEO DE CONTROL TRIBUTARIO

 

Una normativa común y un sistema integrado de imposición indirecta necesitan un control común. De existir una falta de rigor en el control del fraude por parte de algún país miembro ello será aprovechado por los defraudadores para saquear las arcas públicas de todos y cada uno de los países, ya que la normativa de IVA contempla peculiaridades como el control cruzado de la información. Por ello, y por la necesidad de luchar de forma armonizada contra el fraude fiscal y la economía sumergida, origen de la ausencia de ingresos, se propone un estándar europeo de Administración Tributaria que no deje al capricho político del país que así lo considere disponer de controles mínimos o de administraciones tributarias mal dotadas o carentes de los recursos suficientes.


Diferentes estudios como los de la OCDE en 2008 han puesto de manifiesto las importantes diferencias entre estas administraciones y la necesidad de disponer de un modelo de exigencia común en función de los contribuyentes a controlar y el tipo de controles basados en criterios compartidos de riesgo.

http://www.oecd.org/ctp/administration/46668703.pdf

http://www.ief.es/documentos/recursos/publicaciones/revistas/cron_trib/articulo_134_Ruibal.pdf

 

 

SEXTA. PROPUESTA: ESTIMACIÓN DEL FRAUDE FISCAL EUROPEO.

 

Lo que no se conoce no se puede combatir. Lo que se oculta se protege. Es necesario saber contra qué se lucha y cuál es la realidad de cada país. La inexistencia de oficialidad a los datos de fraude fiscal o de economía sumergida no busca más que esconder la realidad y la comparación entre los países miembros Se propone la realización de  estudios anuales que recojan el porcentaje sobre PIB que representa en cada país la economía sumergida y el fraude fiscal. Estos datos se considerarán oficiales y obligarán a los países a cumplir con su mejora. El reto debe ser reducir esos porcentajes que deben de conocerse.

 

Aunque en España no existen estudios oficiales sobre el fraude fiscal, sí existen informes y datos que ponen de manifiesto la magnitud del problema, según se desprende de los datos proporcionados, en España la evasión fiscal puede suponer el 25% del PIB, en Grecia es el 50% del PIB, en Alemania el 12% del PIB. Es decir los datos que podrían afectar a España nos sitúan por encima del doble de la media europea.

 

Esta situación es corroborada con otros datos que son tremendamente indicativos, el primero hace referencia a la cantidad de dinero en metálico existente en España, que en principio supondría una cifra sobre el 10% del PIB, esta cifra se ve que es tremendamente elevada dado que el 5% corresponde a la zona euro y el 6% de EE UU. El segundo es el enorme volumen de billetes de 500 euros que circula por España estimándose que en la actualidad circulan en el país unos 111 millones de euros en billetes de 500 euros (¡!!!!!), y esta cifra se correspondería con un 30% del total emitido en la UE y el 64% del valor total del efectivo en manos de los españoles. Otro dato a tener en cuanta, es que la cifra de este tipo de billetes se ha multiplicado por ocho respecto a 2002, año de puesta en circulación del euro.

 

Por tanto las estimaciones que se estudian hacen referencia a la cifra de cuotas no ingresadas superan los 70.000 millones de euros cada año como mínimo, cantidades éstas, que deberían estar en las arcas del estado.

 

http://es.euronews.com/2013/12/29/indignacion-popular-en-hungria-por-la-connivencia-con-el-fraude-fiscal/

http://www.gestha.es/?seccion=actualidad&num=221

http://www.eoi.es/blogs/javierfanlo/2012/03/19/la-ineludible-necesidad-de-solucionar-el-fraude-fiscal-en-espana/

 

 

SÉPTIMA. PROPUESTA: PLANIFICACIÓN FISCAL INTERNACIONAL Y ELUSION FISCAL.

 

La existencia de regímenes fiscales favorables se ha consolidado en buena parte de los países de la UE convirtiendo a la mayoría de ellos  en auténticos paraísos fiscales encubiertos en el seno de la UE, ante el silencio cómplice de sus gobiernos. Esta situación no se puede permitir y debe de ser una de las prioridades de la política europea, que no puede permitir un recorte generalizado de derechos sociales mientras se consolidan en su seno situaciones de opacidad fiscal que benefician a todos los interesados en poner sus beneficios ocultos a salvo de tributación. Por ello se propone la  prohibición de los regímenes fiscales perjudiciales que entran en mutua competencia, haciendo bajar la tributación en todos los países de la UE. Las SICAV españolas son un ejemplo, o la existencia de las sociedades BV holandesas o el largo listado de posibilidades que alberga cada uno de los países. Se debe de realizar una política contundente que acabe con la complicidad y la falta de conocimiento de los ciudadanos de esta realidad colaboradora y artífice de la elusión fiscal y el aprovechamiento de estas figuras en la planificación fiscal europea.

 

http://www.gurusblog.com/archives/como-google-evita-pagar-impuestos-sirveme-un-doble-irlandes-y-un-sandwich-holandes/05/05/2013/

http://www.economiaactiva.es/mod/forum/discuss.php?d=49

http://www.ief.es/documentos/recursos/publicaciones/revistas/cuadernos_formacion/10_2010/11.pdf

http://aselsa.es/dinamarca-fiscalidad-sociedades.html

http://cincodias.com/cincodias/2013/12/06/economia/1386357991_537248.html

http://creaciondesociedades.com/index.php/madeira

http://www.laeuropaopacadelasfinanzas.com/2013/07/letonia-nuevo-paraiso-fiscal-en-el.html

http://europa.eu/legislation_summaries/taxation/l31062_es.htm

 

 

OCTAVA. PARAÍSOS FISCALES EUROPEOS.

 

El hecho de que sigan existiendo ámbitos geográficos considerados como territorios de nula tributación o Paraísos Fiscales que formen parte de la UE, aun cuando estos territorios se consideren ajenos a la Unión, no puede ocultar la doble moral europea. Acabar con cualquier intento de oposición a reformas en profundidad de la fiscalidad del ahorro y contra la evasión de capitales no puede depender de argumentos como el mal llamado “secreto bancario” o la voluntad de países como Luxemburgo o Austria. El secreto bancario no puede imponerse al derecho de los ciudadanos a no ser defraudados por su propio sistema tributario. Se propone la defensa de una política activa que luche contra la existencia de estos territorios y la puesta en marcha de todo tipo de medidas internas que penalicen la creación de sociedades nacionales participadas o financiadas  desde este tipo de territorios así como cualquier inversión económica con este origen.

http://www.publico.es/internacional/455804/dos-tercios-del-dinero-oculto-en-paraisos-fiscales-se-esconden-en-la-ue

http://www.lne.es/economia/2013/06/11/paraisos-fiscales-ue/1425906.html

http://revistas.usc.es/boletincede/EditorialMarzo2013_Fiscalidad.pdf

http://www.eii.uva.es/mitos/mitos/M11.pdf

 

 

NOVENA. PROPUESTA: PLAN EUROPEO DE LUCHA CONTRA EL FRAUDE.


Resulta evidente la concreción de un plan concertado de lucha contra el fraude y un código ético de comportamiento fiscal compartido por todos los países miembros. Deben de adoptarse todas las medidas que favorezcan la lucha contra el fraude y acabar con todos los elementos que lo hagan posible. En este sentido se propone acabar con la circulación de los billetes de 500 y 200 euros, así como el control de las transacciones financieras y el pago en efectivo por encima de unos límites. Propongo la elaboración de un Plan Europeo de Lucha contra el Fraude y la Economía sumergida. En él colaborarán las administraciones antifraude fiscales y laborales de acuerdo con unos planes anuales compartidos y unos resultados que deben de fiscalizarse.

 

DÉCIMA. PROPUESTA: CONCIENCIA FISCAL EUROPEA.


 

Se impulsarán todas las acciones que contribuyan a consolidar una ética cívica y un código de conducta compartido por parte de los gobiernos, que consoliden una conciencia fiscal  firme de los ciudadanos. Se prohibirá por parte de la UE cualquier medida legislativa o gubernamental que incentive, estimule o premie el fraude o el incumplimiento tributario. En este sentido se prohibirán las medidas de amnistía fiscal aunque se denominen eufemísticamente “regularizaciones fiscales”. No volverá a permitirse que existan normas de este tipo en el seno de la UE.

 

http://www.gurusblog.com/archives/italia-la-aministia-fiscal-repatria-95-mil-millones-de-euros/29/12/2009/

http://www.amnistiafiscal.es/amnistia-fiscal-en%20-el-resto-del-mundo.asp

http://cincodias.com/cincodias/2012/04/11/economia/1334256947_850215.html

 

Compartir este post

Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo
18 febrero 2014 2 18 /02 /febrero /2014 18:25

protagoras.jpgEn el Protágoras de Platón, Sócrates expresaba su sorpresa de que la Asamblea de la ciudad ateniense se comportara de forma diferente cuando se trataba de discutir de problemas técnicos, como la construcción de edificios o barcos, que cuando se discutía del gobierno de la ciudad. En el primer caso, la Asamblea convocaba a arquitectos e ingenieros, y si alguien que no era considerado experto presumía de ofrecer su opinión  la masa se mofaba de él y lo abucheaba. Sin embargo, cuando se trataba de discutir sobre grandes cuestiones generales, como la política o la justicia ,“el hemiciclo era tomado indistintamente por herreros, zapateros y marineros, ricos y pobres y nadie pensaba en reprenderles, como hubiera sido antes el caso, por intentar dar consejos sin haberse formado en sitio o con maestro alguno”.

 

Ante la paradoja de que cualquiera pudiera opinar sobre temas tan importantes como la Política o la Justicia, Protágoras recurre a un mito para explicar la práctica ateniense: “Zeus dotó de la virtud de la política y de la justicia a todos los hombres, ya que, si lo hubiera reservado para algunos, como es el caso de las habilidades técnicas, las ciudades no hubieran podido sobrevivir” Este mito constituye una defensa del principio de “isegoria”: en lo concerniente al gobierno o a la justicia ,cualquier ciudadano, no importa quién, está suficientemente cualificado para que su opinión merezca ser escuchada.

 

Nos encontramos ante la justificación mítica del principio de la participación democrática en el gobierno o de la necesidad de que la justicia sea comprendida por los ciudadanos. Mucho ha llovido desde entonces y pocos llegan a comprender en qué consiste hoy nuestra participación en el poder político y cuáles son las claves para entender los procedimientos que hacen posible la Justicia, pero algo pervive de todo aquello: no opinaremos de cómo se construye un puente pero seguiremos opinando de  que la justicia, por ejemplo, debe ser igual para todos. No renunciamos a la virtud de la que Zeus nos dotó.

 

Hay algo dentro de nosotros que a menudo nos recuerda que esa Justicia mítica no es “justa” para todos. No entendemos por qué exactamente, pero algo nos dice que aquellos que entran en los juzgados sonrientes y saludando parecen tener algún tipo de ventaja que los demás no tienen. Y no hay más que leer las noticias: jueces apartados de sus responsabilidades cuando conocen determinados asuntos -y no antes-, instrucciones procesales eternas, presiones camufladas, cambios de criterios que se estrenan para la ocasión, presidentes del gobierno que están seguros de inocencias sin haber leído la causas….pero, a pesar de ello, no nos engañan, sabemos que hay algo que no cuadra.

 

Así ocurre con el asunto estrella de estos días. Una de las hijas del Jefe del Estado de un país democrático tiene que acudir a declarar por su presunta participación en unos hechos también presuntamente delictivos. Si fuera la hija del Presidente de la República Alemana no nos parecería tan grave. Que Alemania quisiera implicar a todo el Estado en su defensa nos parecería indigno de una nación democrática. Que en España un juez absolutamente honrado, a punto de jubilarse, y con todos esos años de experiencia ganada con culpables e inocentes de todo tipo y calaña, considere que esta señora tiene que declarar y dar las explicaciones correspondientes, parece no ser suficiente, cuando siempre lo hubiera sido sin tenerlo que fundamentar en dos ocasiones y con mas de 200 folios de sesudos argumentos.

 

Complejos delitos fiscales son analizados por los medios de comunicación, juicios paralelos que defienden o atacan inocencias y culpabilidades presuntas, fiscales acusadores que no siempre lo hacen a  pesar de que llevan años haciéndolo mejor que nadie, inspectores de hacienda que levantan velos de opacidades o de sospechas. Nadie entiende nada porque los que opinan son todos menos quienes deberían hacerlo.

 

Pero afortunadamente, la honradez puede más que intereses mal entendidos. La hija del Jefe de Estado fue a declarar más o menos como cualquiera en su situación. Con los mejores abogados, con los mejores fiscales y abogados del Estado. Todo parece estar a su favor pero acude a declarar.

 

Nuestro entendimiento de la Justicia sigue vivo; seguimos considerando vigentes principios básicos: los inocentes nada tienen que ocultar cuando les preguntan, si acuden a un juzgado preparados por excelentes abogados tienen la obligación moral de hacer lo posible para recordar todos los hechos que les pregunten, responderán igualmente a cualquier abogado que les pregunten, lo harán sin titubear y  con la seguridad que siempre otorga la verdad al inocente. La colaboración con la justicia no admite olvidos más que como excepción. El poder del silencio no puede imponerse al valor de la palabra

 

Parece que nada de esto ocurrió. Sabemos que los imputados están en su derecho a no responder y no por ello serán considerados culpables ni menoscaba su presunción de inocencia. Estamos de acuerdo. No obstante, ahora sí entendemos que merecía la pena el esfuerzo de un juez valiente para seguir recordándonos que el concepto de justicia lo depositó Zeus en cada persona y no lo hemos perdido gracias a servidores públicos como él.

 

Compartir este post

Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo
7 febrero 2014 5 07 /02 /febrero /2014 22:15

huelga.jpgSi no os molesta, y ya que habéis llegado hasta aquí, os propongo unos minutos  compartidos de reflexión. Esta época de crisis económica –acompañada sin duda de un derrumbe de los valores éticos- es un buen momento para plantearnos algunas cuestiones que tienen que ver con problemas mucho más cercanos a nuestros intereses reales que lo que aparentemente podíamos imaginar.

 

Comparemos. Comparémonos nosotros mismos. Si nos tenéis inconveniente os agradecería que compararais vuestra actividad vital habitual, vuestro carácter personal en su vertiente familiar, vecinal y hasta profesional con la que podemos considerar su equivalente en forma de faceta política. Algo así como el “yo” personal frente al “yo” político.

 

Pensemos conjuntamente en nuestra forma de ser y de actuar en el ámbito personal y privado; en aquello que nos parece adecuado en nuestra vida común. En  lo que somos capaces de transigir y en lo que no, en lo que nos enfada y nunca permitimos. Ahora comparémoslo con nuestras actitudes cuando nos dan la oportunidad de manifestarnos en acciones que conllevan consecuencias políticas: hablando claro, nuestro interés por la política. Posiblemente, si lo analizáramos con detenimiento, dudaríamos de encontrarnos ante la misma persona y  de cómo podemos y con qué facilidad hacemos dejación de nuestro propio “yo” en semejante medida. ¿Somos la misma persona que se rige por  criterios comunes?

 

Posiblemente no tengamos problemas en reconocer que nos resulta indiferente quien nos gobierne y por tanto quien vaya a determinar el tipo de educación que reciban nuestros hijos, las pensiones de nuestros mayores o la sanidad de todos nosotros. Sin embargo, y curiosamente, somos muchos más activos y beligerantes en nuestro batallar diario vital, donde nada nos resulta ajeno; sobre pocas cosas dejamos de manifestar nuestra opinión: que el compañero de oficina nos diga lo que tenemos que hacer en el trabajo nos encrespa, que el jefe no nos pida opinión en la tarea que nos encarga supone una humillación que no podemos consentir; al igual que la subida del precio del autobús o que mi hermana haga lo que le da la gana en la invitación familiar de navidad. Nuestra intransigencia sube de intensidad.

 

Parece que lo importante no lo es y lo cotidiano sí. ¿Consentiríamos que no nos preguntaran en nuestro trabajo sobre cualquier tema en el que tengamos opinión? Posiblemente no. ¿Seguiríamos acudiendo al mismo médico que no es capaz de mejorar nuestra salud o al abogado que nos esquilma el dinero sin que haya solucionado nuestro pleito? Posiblemente no. Entones, ¿por qué seguimos confiando en los mismos partidos políticos ue nos siguen defraudando? ¿Por qué en nuestra vida particular somos personas exigentes, responsables y atentas a lo que consideramos menosprecio a nuestra valía y en esta vertiente “política” no lo somos, o al menos  no en la misma medida?

 

Posiblemente la explicación es fácil, aunque suponga un nuevo descrédito en la imagen que tenemos de nosotros mismos y a la relación que nos une con el ámbito político: no nos sentimos importantes; consideramos que nuestra opinión no es relevante y que, digamos lo que digamos, la vida políti

ca continuará su camino independientemente de lo que nosotros hagamos o pensemos.

 

Si esto es así, ¿qué es la democracia? ¿Merece la pena que nos pregunten cuando ni nosotros mismos valoramos nuestra respuesta? ¿Tal vez nos preguntan poco y por eso no le damos importancia a nuestra opinión? ¿Nos preguntan mucho y  nos aburre? Claramente somos prescindibles y así lo sentimos. No importamos a nadie y si esto es así, ellos tampoco nos importan.La falta de una  cultura participativa en las decisiones que nos afectan posiblemente sea la responsable. Y de ello quiero escribir con varios ejemplos del aprovechamiento del sistema político español al desinterés de sus ciudadanos.

 

Nuestro país presenta uno de los índices más bajos de transparencia política, solo comparable con Estados que no tienen nada que ver con lo que suponemos que debe ser nuestra cultura democrática. Ello quiere decir que durante treinta años no hemos mostrado el mínimo interés en que nuestros gobernantes hagan pública la información que nos afecta: en pedir acceso a los expedientes, contratos, subvenciones y cualquier otra forma de gasto público. La transparencia política obedece a un principio claro: el gobierno se ejerce por y para los ciudadanos y estos tienen derecho a la información de su ejercicio. La transparencia no solo es información sino un instrumento de rendición de cuentas y de legitimación  del buen hacer administrativo. Pues bien, insisto con ello, nuestra posición comparativa en el ranking internacional nos sitúa en los últimos lugares de la clasificación en función del grado de acceso de los ciudadanos a la información.

 

No debemos extrañarnos del auge y extensión de la corrupción. España es un país en el que no se corresponde el deterioro de los valores morales de sus ciudadanos con el declive ético de parte de sus gobernantes. Ello tiene su explicación en la ausencia total de controles efectivos que luchen y eviten su desarrollo y en la falta de transparencia política. El problema de España no es la corrupción, esta es una mera consecuencia de la impunidad de la que han disfrutado. Ese sí es el problema. La impunidad es el doble efecto de falta de control y ausencia de información. Esta ausencia ha sido consentida y favorecida por los partidos políticos que nos han gobernado. Si habéis leído la existencia de una nueva Ley de Transparencia y de Buen Gobierno que impulsa la transparencia o el buen gobierno, como su nombre parece indicar, os anticipo que no va a cumplir con esta finalidad más que en el título.

 

Pero en España no solo andamos escasos de transparencia y de información sobre las decisiones que nos afectan. Nuestro país también es uno de los referentes en ausencia de participación directa de los ciudadanos en las decisiones que nos afectan. No solo no tenemos información sino que no participamos en el proceso de elaboración de las leyes o decisiones normativas. Tres son los ejemplos más claros:

 

Primero: no existe ningún procedimiento establecido para que los ciudadanos hagan sugerencias, aportaciones o  valoraciones de las normas legislativas. No existen como instrumento legal participativo ni como iniciativa de los partidos políticos. Los partidos en el gobierno se convirtieron en un cauce de expresión del poder no de participación ciudadana.

 

Segundo: el referéndum consultivo o vinculante prácticamente no existe. La decisión de los ciudadanos no interesa. ¿Sería extraño que  nos preguntaran  por las modificaciones en la Ley del aborto o sobre el modelo sanitario?  ¿No sería necesario utilizar esta herramienta cuando un partido quiera implantar una medida contraria a lo anunciado en su programa electoral? De existir una norma en este sentido hubiera supuesto que solo se podría haber aumentado  impuestos  como el IVA o el IRPF mediante referéndum, después de que el partido en el poder se comprometiera en su programa en no hacerlo.

 

Tercero: Las iniciativas legislativas ciudadanas no existen tan apenas en España. Este procedimiento debería ser uno más junto a los proyectos o las proposiciones legislativas, propias de los diputados controlados por los partidos, para hacer llegar al Parlamento todas las propuestas o iniciativas que colectivos de ciudadanos consideren necesarias y que no alcanzan su expresión normativa. Habilitar que ciudadanos organizados puedan plantear normas que se discutan en el Parlamento sería una expresión de auténtica democracia que no debe pasar exclusivamente por los intereses de los partidos políticos.

 

España, país racial de temperamento y carácter, demuestra una absoluta dejadez y abandono en el compromiso con su gobierno. Abandonó cualquier decisión al respecto en manos de partidos políticos que no siempre han hecho un uso correcto de ella, priorizando sus intereses, que no son otros que el sometimiento a las elites que los apoyan.

 

Toca por tanto recuperar el control del Gobierno por los ciudadanos e instrumentar mecanismos de participación que completen y controlen la actual partitocracia como sistema de poder. No se trata de elegir a los que nos gobiernen sino de formar parte del gobierno. Eso es la democracia, lo contrario es un sistema de elección de elites burocratizadas. El podemos se queda atrás; es un imperativo categórico de la razón pura que torna en obligación la mera potencialidad. No solo podemos sino que debemos cambiarlo. Esa es la diferenciar entre el poder y el deber. Deseo frente a acción. 

 

 

Compartir este post

Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo
5 febrero 2014 3 05 /02 /febrero /2014 19:55

banderas.jpgNo me gustan los nacionalismos. Ninguno. Las banderas son todas iguales y los que las exhiben como arma arrojadiza contra su vecino aún se parecen más; posiblemente solo se diferencian en el color de la tela que les cuelga del mástil que abrazan. Si pudiéramos abrirlos como un coco y contemplar su mente, escuchar su forma de hablar, de relacionarse, de razonar, estoy seguro de que ambos serían prácticamente la misma persona; capaces de llegar a compartir todo menos el color de la dichosa bandera. Pero no ocurre así. Oficialmente se odian por un “sentimiento nacional”; en lo demás son iguales.

 

Todo tiene sus excepciones que, por serlo, siempre son pocas, pero en mi opinión, seguro que no compartida, la religión y la “patria” siempre han sido buenos argumentos para dividir a los menos afortunados de la sociedad. Así no piensan en lo importante. Así los importantes no piensan en ellos… y todos tan felices. Crear conflictos nacionales siempre ha sido un recurso muy socorrido para no reflexionar en lo que para mí es la clave de la filosofía política: la desigualdad social y la utilización del poder por unos pocos para su exclusivo beneficio.

 

Mientras hablemos de países y de fronteras no hablaremos de lo que ocurre dentro de ellos. Al fin y al cabo siempre nos convencerán de que es mejor ser controlados por la oligarquía escocesa o catalana que por la británica o española. Simplemente una lucha de oligarquías con los tontos en las calles. Lo complicado para ellos sería que nos planteáramos descubrirlos, limitar su poder, hacerlo desaparecer o al menos controlarlo. Pero no, eso es más complicado que lanzarte a la calle con una bandera y pensar que cuando por fin la patria sea liberada del yugo opresor  encontraremos trabajo o habrá justicia social. Así de fácil. ¿Solo se puede luchar por esa justicia social si las fronteras son como queremos o nos hablan de las fronteras precisamente para olvidarla?

 

En  resumidas cuentas….los pobres con banderas y los ricos con dinero. Os podéis imaginar quien controla a quien. Cuando ellos los han querido enviar al frente envueltos en uniformes lo han hecho sin pestañear. Murieron con las botas puestas y el himno en su entierro; los que volvieron se dieron cuenta de que los que mandaban antes lo seguían haciéndolo después, aunque sus “representantes” fueran otros. ¿Acaso las grandes corporaciones industriales alemanas que apoyaron el nazismo desaparecieron después de la Guerra Mundial? ¿Acaso desapareció su poder?

 

No hay manera de acabar con ello. Sin duda es fácil manipular con el discurso nacionalista y pocas ideas son tan sencillas de entender por quien quiere explicaciones que puedan asimilar con facilidad. Y ahí está el filón, seguir explotando la “vía nacional” hasta que nos estalle en la cara.

 

Toda esta introducción tiene que ver con mi repulsa a entrar en los debates nacionalistas antes de en aquellos otros que desarrollan lo que considero verdaderamente importante para resolver los problemas reales de los ciudadanos: la justicia social, la economía, el reparto de la riqueza, el bienestar compartido, el control del poder, la participación del ciudadanos en el gobierno, la impunidad de los gobernantes y la corrupción generalizada…

 

Resulta curioso que la mayoría de los partidos políticos insisten en sus debates “nacionales” y mucho de ellos deben su nacimiento y auge a sus posiciones defensoras de la “patria”. No tienes más que pensar en las nuevas “fuerzas emergentes” en nuestro panorama político y en qué basan esa emergencia. Posiblemente no hay nada que hacer, son todos iguales en el menosprecio a la inteligencia de sus futuros votantes.

 

Pero todo es contagioso. Tanto es así que hoy no me puedo sustraer a hacer un comentario sobre un tema desconocido para la mayoría de los ciudadanos de este país y que explica en buena parte las reivindicaciones económicas de Cataluña, formando parte del debate político actual. No me queda más remedio que pronunciarme.

 

Creo que Cataluña tiene razón. Cuando digo que Cataluña tiene razón lo hago extensivo a cualquier otra Comunidad Autónoma que quisiera alegar lo mismo que ella. Vaya por anticipado que considero que el debate nacionalista en Cataluña tiene como único fin un órdago económico al poder central solicitando una mayor financiación autonómica. Lo que piden es dinero y para ello utilizan los fáciles argumentos del manual de estilo nacionalista. Ahora bien, acusar a los nacionalistas catalanes de “peseteros” (desconozco si ahora se dice “eureros”) o  de insolidarios no sería justo ni mucho menos sin conocer cual es la situación de la financiación autonómica en nuestro país.

 

Os lo anticipo; solo si los vascos son insolidarios lo serán también los catalanes. Al fin y al cabo solo están pidiendo lo mismo que aquellos tienen, sin que nadie diga nada en contra y por si fuera poco bendecido por nuestra Constitución. La Carta Magna de 1978 contempla una financiación territorial exclusiva para vascos y navarros en base a unos “derechos históricos”, que deben ser verdaderamente extraordinarios por su persistencia en el tiempo, a pesar de lo que supone de evidente discriminación territorial ya que únicamente puede buscar su justificación en las andanzas reaccionarias de Zumalacárregui y los suyos.

 

España tiene un doble sistema de financiación autonómico; uno para vascos y navarros y otro diferente para el “resto”. El primero es muy favorable para esos territorios llamados forales o “históricos” (como si Castilla o Aragón no lo fueran) y se resume de esta forma: los impuestos que pagan estos ciudadanos son exclusivamente para ellos. Al cien por cien. Ello quiere decir que toda la recaudación de sus impuestos se destina a financiar exclusivamente sus gastos, sin que aporten ni un solo euro “solidario” con el resto de las comunidades españolas. Cierto que el llamado “cupo” puede suponer el pago de su aportación a lo que podríamos considerar gastos comunes (defensa, diplomacia…), pero mas cierto es que este cupo se suele convertir en una interesante arma política en manos del partido nacionalista de turno, que sirve para calcular su importe según los intereses del momento. La magia de nuestros pactos parlamentarios consigue que este cupo, de forma milagrosa, pueda convertirse en negativo, es decir, que sea el resto del país es el que termina pagando a los territorios forales. Por supuesto que estos “privilegios”, vetados a los demás, se acompañan del poder normativo y administración foral tributaria propia. Para que se entienda, los vizcaínos tienen su Ley de IRPF y  hacienda foral exclusivas.

 

El otro sistema, el común, el que se aplica al “resto” de España, es más sencillo en su explicación pero complejo en su cálculo. Se basa en la idea de que los impuestos que pagan la gran mayoría de los españoles, cada uno en su comunidad autónoma, van a una cesta común y desde  ella se distribuye según las necesidades de cada una. Su cálculo complejo raramente satisface a sus destinatarios, de lo que surgen las famosas balanzas fiscales.

 

Estas balanzas argumentan su nombre  en el cálculo de los impuestos que se pagan en cada territorio comparándolo con los ingresos que realmente reciben de la bolsa común. En función del plato de la balanza que se desnivele y del grado de inclinación del mismo las reivindicaciones políticas están servidas.

 

Y en esas estamos. Cataluña considera que aporta mucho a la bolsa común y que recibe poco a cambio. Si el sistema foral es bueno para vascos y navarros, alegan, también es bueno para ellos. Argumentarles en sentido contrario que la Constitución solo lo permite para esos territorios forales y hacerles comulgar con ruedas de molino es lo mismo. Y tienen razón. ¿La solidaridad solo se les exige a ellos?

 

No puedo entender los nacionalismos pero menos entiendo la demagogia. El sistema foral es bueno para todos o no lo es para ninguno. La cuestión reside en que de adoptar Cataluña o Madrid un sistema similar al foral nos podemos despedir de España. La solidaridad entre territorios desaparecerá como el propio Estado. Mantener el sistema solo para vascos y navarros es injustificable. ¿Conocías esta situación? clint

Compartir este post

Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo

Recherche

Liens