Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
27 agosto 2012 1 27 /08 /agosto /2012 14:39

¡Qué bien se está en veranito!, reza el estado de una buena amiga en su “guasap”. Algo de razón tendrá, porque la verdad es que también lo dice Carmen Machi en el anuncio de una conocida marca de yogures, de esos que te vas por la “pata abajo”. Será por eso o por lo bien que estamos estos días sin trabajar -los que tenemos la suerte de poder volver a él cuando esto termine- por lo que quiero permitirme una pequeña licencia: escribir sobre este blog y sobre sus lectores. Os cuento.

 

Estos días he tenido la suerte de poder hablar con mi consejero espiritual en esto de los blogs y me lo ha dicho bien claro: Esto que escribes es un rollo. Bueno, me lo ha dicho con cariño y con palabras finas de politólogo, pero como ya solo me queda una asignatura para serlo yo también casi lo he entendido en su plenitud: lo que escribo es un rollo.

 

No se puede escribir en un blog plomazos de siete folios que nadie se molesta en imprimir y que al leerlos en la pantalla la gente se queda bisoja (bizca en castizo). Por tanto, nunca termina de leerlos y si les preguntas qué le han parecido te dirán que muy bien, que muy interesante… pero, sinceramente, casi mejor que no les preguntes por nada que vaya más allá de la página dos, si no quieres descubrir la dura realidad. De hecho -por lo que me dijo- dos o tres amigos suyos, a la vez que héroes, que lo intentaron, al acabar el suplicio no recordaban ni el principio.

 

¡¡ Joer que decepción!! Pero nada, nada,… las cosas claras y al pan, pan.

 

Un buen bloguero (blogger, también en castizo) debe escribir asuntos cortos e ingeniosos que no aburran a la gente. Bien escritos y brillantes y sobre todo que animen al lector a participar con comentarios todavía más brillantes que los del propio bloguero, a los que este, autoinmolándose, debe responder de inmediato, creando, de esta forma, “ambientillo” intelectual.

 

Por tanto, me dijo, si tienes alguna idea más (es mucho pedir, la verdad)  escríbela en capítulos cortitos y de esta forma tienes para varias entregas. Y sobre todo, insistió, estate un poquito más pendiente de tus lectores a los que debes mimar.

 

Aunque los consejos son claros y existenciales para mi futuro como bloguero, suponen mi ruina inmediata: Yo no sé escribir entradas cortas  e ingeniosas. Mejor dicho, para eso ya están otros que lo hacen mil veces mejor que yo. Lo mío es el desahogo interno compartido (con límites, claro). Que para que esté dentro esté fuera, vamos. Y si alguien tiene a bien leer algún párrafo que le interese…pues mira qué bien, todos tan contentos.

 

Por tanto la primera premisa me resulta difícil de cumplir. Ahora bien, en la segunda me voy a volcar. Voy a mimar a mis queridos lectores, aunque solo lo sean de una simple línea. No me negaréis que con la cantidad de cosas interesantes escritas y publicadas en la “red” por maestros en la materia, que alguien se digne – tú querido lector- a leer esa simple línea escrita por mí no deja de ser un lujo impagable. Así pues dicho y hecho. Te voy a mimar, lector.

 

Claro, que para mí “mimar” no será haceros siempre la pelota sino, al contrario, hablar con vosotros, deciros las cosas como yo las veo para que vosotros hagáis también lo mismo. Por ejemplo, si alguien entra y lee algo que no le guste, o incluso lo contrario, sería muy interesante que le dierais  a la pestañita que aparece en la parte inferior del artículo llamada “comentarios”. Una vez allí dejáis un par de ideillas y tan contentos. De esta forma creamos, como os he dicho, cierto ambiente y queda este blog tan apañado. Como esos otros a los que entras, tal vez por equivocación, en materias como las de recambios de bicicletas (por ejemplo) y te quedas asustado de todo lo que sabe la gente de un tema tan peregrino y apasionante. Pues  así más o menos. 

 

Dicho esto quiero poneros dos ejemplos utilizando para ello precisamente a dos de mis queridos lectores.

 

Al primero lo encontraréis si pincháis en los comentarios de mis últimas entradas. Como podéis valorar vosotros mismos sus apreciaciones, contrarias a las mías, no dejan de ser acertadísimas y son el contrapunto adecuado que cualquier bloguero novel desearía para su foro. Quiero agradecer desde aquí al amigo “vaya” (que así firma sus sagaces críticas) que pase parte de su tiempo leyendo este blog y que su paso por él sirva para mejorarlo. Gracias amigo “vaya”, es un honor que nos visites. Seguro que la mayoría de vosotros podríais hacer lo mismo si os animarais por lo que os invito a que lo hagáis.

 

El segundo de mis queridos lectores, al que acudo como contrapunto para completar esta entrada, merece comentario aparte y un pelín más extenso. Tengo la sensación de que es un fiel y asiduo lector de este vuestro rincón electrónico, pero a diferencia de “vaya” muestra sus discrepancias de forma bien distinta.

 

Supe de él y de su afición por este blog por la llamada de una buena amiga mallorquina. Como sabéis soy un enamorado de Mallorca y me encanta el carácter mallorquín (por lo menos el de las personas que conozco). Que un mallorquín te llame para informarte de algo que pasa en Mallorca no es lo mismo que lo haga un señor de Burgos que viva en Mallorca. No, ni mucho menos. El señor de Burgos (o de Zaragoza, como yo) te lo contará sin más; el mallorquín te explicará todas las connotaciones del hecho y el árbol genealógico completo desde Jaime I de los participantes en el suceso. No hay color entre uno y el otro. Con el señor de Burgos no te enteras de nada, con el mallorquín te enteras hasta de lo que no te quieres enterar.

 

Pues bien, esta llamada era para explicarnos que un conocido columnista de un periódico local me dedicaba unas cariñosas palabras, llenas de emoción contenida, que  servían para protagonizar su espacio semanal. El hecho, al parecer, venía motivado por haberse reconocido en una entrada escrita por mí en este blog y publicada hace diez meses aproximadamente; y eso a pesar de que yo no incluyo nunca ningún nombre. No obstante, como digo, y muy legítimamente, se había reconocido, y sin explicarnos muy bien la causa de su sufrido silencio durante estos diez meses, había decidido responder desde su columna periodística,  azote de los malvados, eso sí previamente seleccionados.

 

Eso está bien y habla del poder de la prensa tradicional frente a  los nuevos medios de comunicación. La entrada en la que se reconoce mi amable lector, según la estadística de este blog, la han podido llegar a leer como mucho 300 personas. De esas 300 personas pocas habrán llegado a los cinco o seis párrafos en los que narro cualquiera de las muchas incidencias que el mismo refleja y en los que, tal vez, pueda reconocerse el ofendido, teniendo en cuenta, eso sí, que no menciono nombres de personas en su contenido y menos en el título.

 

En definitiva, creo que, en cifras redondas, de entre  todos los lectores del blog que hayan sido capaces de identificar al lector en cuestión debe encontrarse él y algún amiguete cercano al que se lo haya contado. Frente a estos modestos números su respuesta ha llegado a miles de nuevos lectores que desconocen el origen de su malestar, salvo por el hecho de que él mismo lo está haciendo público.

 

Pero da igual, como  trabajo en un periódico y puedo escribir lo que quiera pues voy a responder desde mi columnita –debió pensar-, citando, eso sí, con nombres y apellidos al autor del blog que osa escribir sobre mí y dedicándole todas las gracias que se me ocurran. Para eso es mi columna es azote de los malvados y aquí los tratamos sin contemplaciones. Nada de elegancia. David contra Goliath, que tengo un periódico que me deja resolver mis problemillas.

 

La cuestión clave es: si los demás lectores discrepan de lo que aquí se diga o de lo que, incluso, planteo de forma general, escriba el ínclito en su propia columna, y no tienen un periódico para enviar la respuesta, ¿qué harán?

 

Si hay algún lector sacerdote me imagino que lo tendrán más fácil, ya que la hoja parroquial, que también se publica en domingo, servirá para este fin. ¿Pero y los demás? ¿Pintadas en “grafitis”? Puede que a alguien se le haya ocurrido que la pestañita de “comentarios” de este mismo blog puede ser un lugar comedido y adecuado para discrepar sobre lo que en él se diga –por ejemplo, todos los que se han molestado en hacerlo-, aunque hay que reconocer que para otros puede ser mucho pensar. Supongo que en su caso diez meses dándole vueltas a la cabeza sobre como iba a responderme, al final se ha hecho un pequeño lío. O no.

 

Este querido lector tiene nombres y apellidos pero como habréis visto este blog selecciona cuidadosamente a sus lectores y como consecuencia de ello somos pocos, por lo que no admite publicidad,  y por ende no la haremos. Sí que podemos decir que escribe en un importante diario de ámbito local, de esos influyentes en su territorio y de los que nada de lo que pasa en su entorno ocurre sin su conocimiento; eso como mínimo. Uno de esos emporios regionales que maneja, además de diarios, otros medios de comunicación de forma directa e indirecta. Sin duda su historia corre paralela y cercana a la historia del ámbito para el que trabaja y ni una ni otra serían lo mismo sin su existencia. Si las cosas han sido como son, ellos no pasaban por allí.

 

Dispone, eso sí, de muy buenos periodistas; especialmente me gustaban sus páginas económicas, siempre muy acertadas, y las locales, clave del asunto, lo cual constituye el secreto del éxito. Si la información es sintética y local y los medios de obtención de de la misma están bien trabajados desde hace tiempo, se aseguran cumplir sus fines.

 

Dicho esto, felicidades a los buenos lectores que me han entendido.

 

Pues bien, como en este periódico debe haber de todo, aquí trabaja nuestro lector molesto. Su calidad escribiendo y la cuidadísima selección de los temas de los que escribe, y  lo que es aún más importante, de los que no escribe, las traslada a sus fuentes de información, siempre contrastadas por él personalmente, lo que le hace preocuparse, igualmente, tanto de lo que escribe como de lo que no escribirá jamás. La versión oficial solo la contempla en contadas ocasiones -cuando le interesa-, en el resto de situaciones es un auténtico sabueso. Ya sabéis de qué tipo duro estoy hablando.

 

No sé si por su paso por alguna televisión local que le hizo convertirse en estrella “youtube” o por cierta tendencia de algunos medios de comunicación a imitar situaciones “sálvame de luxe” parece ser que este, nuestro querido lector molesto, me retó en su columna a vernos públicamente en una entrevista en persona y mirándonos a los ojos demostrar…. bla, bla, bla…………..en fin…., lo típico de Rosa de Benito pero sin gracia. Para que mí que su Amador Mohedano particular es quien mueve los hilos desde la planta noble.

 

Yo la verdad es que cuando llego a casa de trabajar miro todos los días a los ojos a mi mujer y a mis hijos, como mis padres hicieron conmigo, lo que es suficiente para mí a la hora de sentirme integro y sincero cuando escribo. No necesito más “terapia de ojos” ni me siento más sincero por mirárselos  a un desconocido cuya credibilidad mutua debe ser la misma para los dos, por lo que le propongo que si es capaz de mirar a sus familiares a los ojos cuando venga por las noches de trabajar, él  ya puede escribir tranquilamente en este blog, que, por cierto, no deja de ser un espacio de acceso público, gratuito, sin publicidad y alejado de estridencias.

 

Aquí lo tienes. Escribe lo que quieras.

 

Si de verdad eres un buen profesional utilizarás la misma columna en la que escribiste sobre este blog para anunciar a tus lectores que entren a leer lo que aquí se dice. Al fin y al cabo yo no leo ni tu periódico ni tu columna y tú sí que lees este blog, por lo que este parece el lugar adecuado para decirme lo que me tengas que decir. E incluso puede que en la misma anuncies que prefieres no mirarme a los ojos, sino escribir en el mismo blog que leíste lo que te molestó y mostrar aquí tu disconformidad con lo que consideres.

 

Pido perdón al resto de lectores por estos dos parrafitos dirigidos a un único lector pero si lo he hecho es porque algo me dice que él nunca me cedería su columna para responderle pero yo sí a él este blog para que lo haga.

 

¿Creéis que tendremos un nuevo comentarista además del perfecto “vaya”?

 

Estaréis conmigo que hay algo raro en todo esto pero afortunadamente creo que yo ya lo sé. Os mantendré informados. Si no se quieren olvidar de mí yo también haré lo posible por recordar sus nombres.

Compartir este post

Repost 0
Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo

Comentarios

vaya 09/03/2012 10:13

Es poco inteligente darse por aludido poniendo así nombre a quien no lo tenían y solo los enterados sospechaban
En todo caso responde a un modesto blog en un periódico con miles de posibles lectores, y sin citar debidamente las acusaciones de las que se defiende.
Además de poco listo parece un tanto prepotente.
Este blog tiene un carácter muy personal. Es un "blog de autor", en el que el autor pone por escrito comentarios a sus preocupaciones, sin esperar respuesta, y acaso sin esperar lectores.
Es como uno de esos diarios a los que se confían los más íntimos pensamientos¿ ¿el autor espera lectores que curioseen sus páginas? ¿Lo hace para leerse en el futuro?
Misterio que nunca he sabido penetrar

raulburillo.over-blog.es 09/04/2012 00:56



Gracias.



Recherche

Liens