Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 junio 2013 5 07 /06 /junio /2013 00:48

Buscamos certidumbres. Nos da miedo lo que no podemos controlar. El propio miedo es descontrol. Por eso, el ser humano ha abrazado todo aquello que pensaba que podía darle seguridad ante un destino indeterminado y dominado por misterios que desconocía. Adoró a las fuerzas de la naturaleza, a dioses caprichosos que solo acertaban a interpretarlos sus brujos y sumos sacerdotes; aprendió de los sabios de las Academias para volver a creer en un solo Dios. La religión no existiría si el hombre no tuviera miedo a la muerte cuando está vivo, y no tuviera la esperanza de vivir cuando esté muerto.

 

En el momento que  la Razón se impuso, el hombre lo volvió a ser. La Ciencia es la nueva religión: ordena la experiencia y en base a ella crea reglas que predicen el futuro. Ciencia es certidumbre.

 

¿La economía es ciencia o magia, religión o predicción? ¿Los economistas son sacerdotes o científicos? Nunca le han dado el premio Nóbel a un Papa, por lo que serán científicos, pero solo consideramos “fiables” a los “gurús” de la revelación divina. La economía en una religión cuyos sacerdotes creen en un Dios científico que les engaña continuamente.

 

Se empeñan en predecir lo que va a ocurrir con modelos matemáticos, pero no son capaces de controlar el pánico que obliga a los miedosos a vender en masa sus acciones o  sus casas, echando por tierra  los paraísos soñados y la estabilidad infinita. Al fin y al cabo lo que nunca cambiará es que los pecadores sean los mismos y que el infierno queme a los malos en la otra vida y no en esta. La justicia divina debería ser terrenal para que fuera justicia. Nada es casual.

 

Pero la Religión, no lo olvides, es dogma que condiciona a la Razón. Crea monstruos.Escolástica, hasta que ya no llega más lejos la libertad de pensar y hay que arrojarse a los brazos de las biblias. No existe pensamiento libre, no existe sentido común, solo dogma. Libertad de mercado, marxismo, keynesianos...Yo te arreglo esto… que yo me lo sé. Mis ideas son las de otros, yo soy neoliberal y esto se soluciona con nuestra ortodoxia: política fiscal de equilibrio, ajuste de balanzas, deflación, recortes públicos. No, dicen otros, os equivocáis, la solución pasa por más demanda agregada, más gasto, más consumo; no es exceso de oferta es falta de dinero. Somos de los nuestros, los otros se equivocan. Los que nos equivocamos son los que lo soportamos atónitos y sin que ninguno seamos capaces de hacer nada más que aguantarnos.

 

Si conocen las soluciones, ¿por qué no anticipan los problemas? Si es ciencia lo suyo, ¿por qué no corrigen las desviaciones cuando estas se producen? Si es ideología y no ciencia, ¿por qué no la abandonan cuando no sirve?

 

¿Los economistas deben ser siempre de izquierdas o de derechas y seguir su catecismo ideológico? ¿No tenemos otra solución?

 

¿Y el sentido común? ¿Crea dogmas o soluciones? Imaginad una nueva ideología que consistiera en el sentido común. Un sentido común por ser compartido, y común por ser sentido. Por venir de la razón y de los sentimientos. El acuerdo natural de las personas sobre algo. Lo que tú piensas y lo que yo no te discuto. Lo que haría yo y tú apoyarías. El mínimo común múltiplo y el máximo común divisor de las posibilidades de acción, lo que nos une, el átomo, el principio de las cosas, la Razón libre de ataduras. Luz Divina entregada a cada ser humano como un medio para sentir qué está bien y qué está mal.

 

El filósofo John Rawls nos explicó su Teoría de la Justicia: considera "justa" la decisión que se adopta, o la norma que se aprueba, por aquellos que se colocan en una posición originaria en la que  desconocen en qué situación van a estar en relación con la propia decisión adoptada. ¿Qué solución adoptarías ante un problema en el que no sabes si tu propia decisión te va afectar? ¿Las ideas que se le ocurren, por ejemplo, a la señora Aguirre con respecto a la eduacación, las adoptaría si  supiera que las tienen que sufrir sus hijos?

 

Si un país tuviera que aprobar una norma para paliar la pobreza y acto seguido se sorteara que  solo un 10 % de la población fuera "pobre", pero no  supieran quién lo va a ser como consecuencia del sorteo, sin duda eleboraría una norma mucho más" justa" que aquel otro país en el que los ricos eleboran una norma para los pobres que saben que no les va a afectar  porque ellos nunca serán pobres

 

Cuando tienes que adoptar una decisión que puede afectar a todos y el que la adopta no sabe en qué posición se encuentra con respecto a la misma,  imperará siempre el sentido común. Este consistiría en que a menos que exista una distribucción que mejore a TODAS  las personas, se preferirá una distribucción igual. Justa para todos.

 

¿Qué es el sentido común aplicado a nuestro país?:

 

 Que un país como el nuestro  permita que no trabajen en él más de seis millones de personas que quieren hacerlo, que  abandone a las muchas personas discapacitadas o dependientes que necesitan su ayuda, que consienta que un joven que ha estudiado en situaciones de desigualdad  deje de acceder a la universidad por no poder pagar una tasa, que  acepte que  subvencionen los centros de enseñanza a los que acuden los estudiantes con más posibilidades económicas y que se supriman los recursos de las escuelas públicas a las que acuden los que menos tienen, que  asuma como normal que paguen menos impuestos los que más deberían hacerlo…

 

Sentido común es oponerse a ello de forma activa.  Un paísque actúa con sentido común no puede resignarse a  que el  futuro que anhelen sus jóvenes sea el que tuvieron sus padres, porque eso supone vivir en un país en el que el mejor de sus  futuros esté en su pasado….Ahí radica el poder del sentido común, en la justicia de las acciones que se basan en él.

 

Si todo esto forma parte del sentido común, buscaremos las soluciones cerca de los problemas y abandonaremos los dogmas que los crean. Si nuestro sentido común nos sirve para saber cuáles son nuestros problemas, nuestro sentido común nos debería permitir también saber quiénes los han causado y quiénes no los resolverán.

 

Dogmas e intereses creados que satisfacer han olvidado el sentido común. Son sus enemigos y debemos saberlo. 

A partir de ahí todo será más fácil.

Compartir este post

Repost 0
Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo

Comentarios

Recherche

Liens