Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 abril 2013 3 17 /04 /abril /2013 01:08

Pero vamos a ver… ¿Durante cuánto tiempo han decidido mantener el engaño? ¿Ni la situación que vivimos les hace pensar que algo debe cambiar?

 

No sé cual es vuestro parecer pero en mi opinión, y en el mejor de los casos, la democracia que tenemos convierte a nuestros gobernantes en meros “elegidos” pero nunca en verdaderos “representantes” de los que les elegimos. Eso sería  un título demasiado preciado para los que en pocas ocasiones piensan en los intereses de los que les votan. No es un problema de personas sino del sistema. Realmente da igual el título que les pongamos; todos tenemos demasiado trabajo,  estamos demasiado cansados, o incluso tenemos que ver el futbol por la tele, antes de detenernos en pensar en ello. La política nos aburre y por lo tanto no perdamos mucho el tiempo con ella.

Pero claro, de tanto no pensar ocurre que te engañan una y otra vez y sin remordimientos. Sin remordimientos digo porque solo los tendrían si nos vieran sufrir. ¿Pero quién sufre porque le mienta un político? Nadie. Ya lo sabemos;  es lo que se espera, por lo que ni nos molestamos en conocer en qué nos están engañando.

Dile tú al vecino que vaya a la reunión de la Comunidad  de tu vivienda y que vote por ti a favor del cambio de ascensor. Entérate después que ha hecho justo lo contrario. No hablarás de otra cosa, le retirarás la palabra y verás lo bien que argumentas sobre qué supone ser tu representante y el perjuicio que te ha causado la mentira impune ante el encargo recibido. Pero en política da igual, tú los eliges pero, en el fondo, no te representan. Al fin y al cabo ellos “solo” se encargan…  de todo lo que te rodea y del futuro de tus hijos.

Realmente así les va bien a ellos y a ti mejor. Ellos las manos libres y tú  te libras de ellos. Siempre podrás pensar que todo en la política es una vergüenza, comentario común entre cañita y cañita o más amargamente en la cola del paro. Pero también te puedo decir con seguridad que si lo piensas así ya lo has pensado tarde. Te han tomado la delantera. De tu dejadez ellos ya han sacado su beneficio.

Siempre hay políticos con buen corazón que podrían sufrir intuyendo que esperábamos algo más de ellos y que, tal vez, algún día se lo podríamos reprochar. No os preocupéis, de verdad, tranquilos, ya sabemos que vais a hacer lo que queráis. No padezcáis, es cierto que os elegimos pero tampoco nos sentimos representados por vosotros. Haced lo que os apetezca.

Todo iría bien si no fuera por esta molestia de las elecciones y esa manía de preguntarle a la gente cada cuatro años si les parecen bien que sigan los que están o si “ponen” a los otros. Eso sí que es un problema porque siempre hay gente, ciudadanos interesados y confiados, que se toman molestias y hay que inventarse un programa electoral para que se hagan una idea de lo que nos gusta aparentar, eso que antes llamaban “ideología”. Y ahí está el problema: mentira tras mentira terminan por afrentarnos.

La democracia es un plato exquisito en el menú de las formas de gobierno. Solo es apto para paladares exigentes que saben valorarla y que, sobre todo, han sido educados para apreciarla. Supongo que por eso nos sirven sucedáneos cocinados por chefs pretenciosos que no dudan en darnos gato por liebre y nosotros nos la comemos. La educación para la libertad implica esfuerzo y compromiso y eso, en los asuntos generales, en los del  gobierno de todos, son pocos los que la tienen.

La libertad se manipula y sobre todo se engaña.

Yo con la última estoy indignado. Os copio la información periodística:

 

Recetas Rubalcaba: Las propuestas fiscales del PSOE para salir de la crisis

Quiere suprimir las exenciones del IVA a la sanidad y a la educación privadas

Propone fortalecer la figura de delito fiscal y los mecanismos de excepción de la Agencia Tributaria

(En referencia al sistema tributario español)…se trata de un sistema "absolutamente injusto y desigual", que "no ha sido capaz de hacer frente a la deriva de desigualdad a la que nos ha abocado este sistema", por lo que el PSOE ha apostado por una "reforma" del sistema fiscal. 

Una reforma basada en una serie de medidas que pasan por igualar los tipos impositivos de rentas de trabajo y de capital; revisar las deducciones fiscales regresivas del IRPF; incrementar la progresividad en impuestos de sociedades, o aumentar la contribución del sector financiero con dos nuevos impuestos, uno a los pasivos y otro a las retribuciones variables.

Además, el PSOE propone "establecer un mínimo homogéneo" del impuesto de donaciones y sucesiones en todas las comunidades autónomas; ha insistido en considerar "fundamental" empeñarse en la lucha contra el fraude fiscal "de una manera seria", y ha apostado por los 'impuestos verdes', "para la sostenibilidad medioambiental y la nueva economía en la que tiene que empeñarse España".

El PSOE propondrá suprimir las exenciones del IVA a la sanidad y a la educación privada, bajar este impuesto en cultura y en productos higiénicos básicos, y luchar contra el fraude "fortaleciendo la figura de delito fiscal y los mecanismos de excepción de la Agencia Tributaria".

 

 

Es impresionante. ¿Te engañan o se ríen de ti?

Esto lo está proponiendo el PSOE, partido que ha gobernado en este país durante más de 20 años (1982-1996 y 2004-2011) y es uno de los dos responsables directos de la degeneración del sistema tributario que actualmente padecemos. Hablan de la política fiscal como si no fuera con ellos, como si fuera algo creado por la fuerzas del capital para explotar a la clase trabajadora. Se les da de maravilla esta situación cuando están en la oposición. Dejan una fiscalidad propia del gobierno más conservador, de derechas y neoliberal que te puedas imaginar y parece que no va con ellos, que los responsables de esa fiscalidad de derechas es el PP. Pues no, son ellos, además de los otros.

El IRPF es un impuesto tremendamente injusto con las rentas del trabajo, en primer lugar, tremendamente injusto con las rentas empresariales a continuación y vergonzosamente favorecedor, por comparación, con las rentas del capital mobiliario y las de la especulación. Estas últimas han sido favorecidas de forma descarada en los años de gobierno PSOE, y no digo socialista. Lo que ahora dicen que se proponen cambiar es el producto de sus propias reformas y de aquellas del PP que durante sus  últimos ocho años dieron por buenas, no modificándolas o agravándolas.

El IRPF más justo, progresivo y general fue el que se aprobó en 1978, cuando se creó por primera vez por la Reforma Fiscal del ministro Sr. Fernández Ordoñez. A partir de ese momento se inició la carrera por la regresividad y la desigualdad fiscal que compartieron un partido u otro. No lo digo yo, lo dicen ellos  mismos en su crítica a lo que es su propia obra. La diferencia es que no  se “acuerdan”  de quienes son los padres de esta criatura putativa.

Los pelotazos inmobiliarios generados en menos de un año, fueran del importe que fueran, pagaban un porcentaje  inferior del impuesto que el que pagaba un trabajador que apenas ganara 30.000 euros al año; sentarte a mirar como crecían los intereses de los fondos de inversión o de los locales alquilados era mejor tratado fiscalmente que partirte la espalda trabajando o abrir todos los días la tienda…y así sucesivamente. A ninguno se le ha ocurrido eximir de tributación a los trabajadores que percibieran menos de 35.000 euros y gravar al 35% las rentas del capital mobiliario cuando estas sobrepasaran los mismos 35.000 euros.

En pocas materias ha existido mayor grado de complacencia y coincidencia con las políticas del partido contrario como en la tributaria. La unanimidad ha sido total, lo que supone un mayor  “mérito” del PSOE, por decirlo de alguna manera, ya que han sido ellos los que han renunciado a sus teóricas convicciones ideológicas para aceptar las de sus rivales.

Difícilmente alguien puede creer que el PSOE sea un partido mínimamente socialista en lo económico -precisamente en aquello que más sentido tiene mantener el arco ideológico “de izquierdas y derechas”-  porque su política fiscal ha sido claramente favorecedora de los que más tienen en perjuicio de los que menos porque estos son más y lo que no paga uno lo debe hacer otro. Es más fácil hacer pagar a muchos que tienen poco que a pocos que tiene mucho

Nada tendrán que reprocharle las grandes organizaciones empresariales y muy especialmente las multinacionales que duermen tranquilas cuando ellos gobiernan. Nunca se habían aprobado normas tan propicias para las grandes empresas como hasta que gobernaron estos socialistas de diseño: son los responsables de la libertad de amortización sin mantenimiento de empleo, del favorecimiento de que la deslocalización de las empresas españolas financiándolo con nuestros impuestos, de las SICAV, de las empresas holding de tenencia de valores extranjeros,…entre otras normas similares que aceptaron o crearon.

Todas ellas sirvieron para que las grandes empresas pagaran cada vez menos siempre amparadas en regímenes especiales y normas específicas que supusieron en el periodo de 2008 a 2010 la caída de ingresos más importante que jamás se haya producido y que hoy estamos pagando entre todos, recorte tras recorte.

El que ahora llaman “Impuesto de la Riqueza” es un nuevo ejercicio de distracción. Un engaño sutil, de los que gustan a los políticos: vamos a crear un impuesto para los ricos, dicen orgullosos de engañar a los ciegos. Este motivo de regocijo no es otro que el “viejo” Impuesto de Patrimonio, revestido de eufemismo y de propaganda; aquel  que antes de suprimirlo ellos mismos permitieron que se vaciara de contenido, eximiendo del mismo a las grandes fortunas y a sus empresas “familiares”. Se creó en 1978 y lo han ido desmontando entre unos y otros. Nunca se llamó Impuesto de la Riqueza. Cuando vieron que había que hacer ejercicio de progresismo, de falsa izquierda, y ya a la desesperada en los últimos meses de su último gobierno, lo rescataron, le cambiaron de nombre en los mítines y le llamaron “Impuesto de la Riqueza” aunque solo lo pagaban las clases medias. Vuelven a la carga con él: ahora sí que se lo tragan, presumen.

Insisten con más ideas de apariencia progre: dos nuevos impuestos al sector financiero uno a los pasivos y otro a los activos. No me lo creo. No lo hicieron cuando más dinero había y gobernaban y lo proponen ahora cuando el dinero brilla por su ausencia y no gobiernan. Al sector financiero no le ha tosido ningún gobierno de esta país y la fiscalidad de los productos financieros es la más favorable posible, por lo que dudo de sus intenciones que se desvanecerían al día siguiente de ganar las elecciones si así ocurriera. Como siempre, que eso de ser de izquierdas y del PSOE es fácil en la oposición pero imposible en el gobierno.

Nota aparte merece el desbarajuste que permitieron como gobierno central por su falta de rigor y de autoridad con las Comunidades Autónomas y la carrera emprendida por estas para librar a sus burguesías locales del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Barruntando la crisis, las mismas Comunidades Autónomas que hoy buscan financiación y encuentran recortes suprimieron un Impuesto de su competencia normativa despreciando unos ingresos públicos que hoy se echan de menos.  El PSOE no solo lo permitió sino que se apuntó a la brillante idea de los dirigentes del PP autodenominados “neoliberales” como los de la autonomía de Madrid, demostrando que la línea que separa ambos partidos es tan estrecha como nos imaginábamos. Hoy se dan cuenta de su error sin reconocerlo y proponen un mínimo homogéneo de este Impuesto. Si se les hubiera ocurrido cuando gobernaban nos habríamos evitado algún recorte en sanidad o educación.

Dejo para el final lo mejor porque lo que proponen de los “impuestos verdes” no me merece mayor consideración y no deja de ser como de chiste malo, supongo que, para no abusar del humor fácil, cambiando el color del mismo. Lo mejor, como digo, es su apuesta por la lucha contra el fraude de “una manera seria”. Como ellos mismos reconocen la lucha contra el fraude debía ser hasta ahora de broma. Pero si esta es la idea que tiene de la lucha contra el fraude...¿ por qué no han hecho nada para evitarlo durante los últimos ocho años?

En mi opinión su apuesta por la lucha contra el fraude en 2004 era cierta y seria, mucho más que la del gobierno actual, pero se desvaneció de forma inmediata enterrando la esperanza de muchos profesionales que creyeron en ella. En 2008 hablar de lucha contra el fraude estaba casi prohibido. Los planes de prevención contra el fraude quedaron en papel mojado y las leyes que se aprobaron en 2006 no tuvieron ninguna incidencia. Como todos los demás gobiernos anteriores y posteriores no se apostó por una correcta dimensión de los medios humanos de la Agencia Tributaria. Esta nació con 27.000 efectivos en 1992 con un PIB y un número de sociedades y operadores económicos varias veces inferior al que ahora tenemos pero los efectivos permanecen inalterables salvo por el inicio de su decadencia. Francia cuenta con más de 125.000 efectivos.

Un partido que ha gobernado este país durante más de 20 años en los últimos 30 dice que se propone luchar con seriedad contra el fraude fiscal. Estoy deseando saber, antes de qué nos expliquen su propuesta, porque no lo hizo con anterioridad y quien se lo prohibió.

Queridos amigos, lo que la verdad esconde es la mentira. A estas alturas de la historia de este país no deberíamos permitir que nos inunden de mentiras, una tras otra. En mi modesta opinión solo nos queda dos cosas muy sencillitas por hacer, casi igual de importantes la una que la otra pero básicas para mantener un mínimo de dignidad.Consiste en hacerles llegar dos mensajitos muy claros:  

1º) no me  creo nada de lo que me contéis 

2º )no os voy a votar por mentirosos.


Os lo recomiendo, se queda uno muy bien.

 

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo

Comentarios

Recherche

Liens