Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 octubre 2011 2 25 /10 /octubre /2011 23:34

¿Alguno de vosotros ha visto la película Notting Hill? Me refiero a aquella comedia romántica de finales de los  años noventa que transcurre en el barrio londinense del mismo nombre y protagonizada por Hugh Grant y Julia Roberts. 

 Si es así, posiblemente recordéis una escena genial  y tal vez la más recordada de aquella película. Spike, el personaje amigo de Hugh Grant, e interpretado maravillosamente por Rhys Ifans, baja una mañana tranquilamente a recoger la leche a la puerta de sus casa. Lo hace como cada día, sin afeitar, despreocupado y en ropa interior. Cuando abre la puerta se encuentra a cientos de periodistas que disparan los flashes de sus cámaras inmortalizando el momento de la recogida de la leche. Al verse sorprendido por la “fama” posa alegremente mostrando su “escultural” cuerpo en paños menores.

Lo que les importaba realmente a los que esperaban en su puerta no era el momento de la recogida de la leche del amigo Spike, sino el paradero de Anna Scott (Julia Roberts), que vivía su historia de amor en la casa que compartían el propio Spike y William (Hugh Grant).

¿Y por qué os cuento esto?

Es el primer ejemplo de un “salto a la fama “abrupto que me ha venido a la cabeza. El pobre Spike no se esperaba que esa mañana tuviera tanta gente esperándole y no estaba preparado para ello, pero ya que estaban allí decidió encajarlo de la mejor manera posible.

Pues eso.

Eso es precisamente lo que le ha pasado a nuestro pobre blog. Que saltó a la fama de manera inesperada y posiblemente, como en el caso que os comento, porque el interés real no estaba en él sino en otras personas o situaciones.  Pero ya que nos sorprendió la “fama” vamos a afrontarla de la mejor manera posible.

Días después de haber publicado algunas “entradas” en este blog de un año de vida, tuve conocimiento de su posible publicación en un importante medio de prensa.

Un  viernes era noticia de primera página.

 

 

 

UN BLOG

 

Este blog no es ni siquiera eso. Yo no sé que es un blog. Yo a lo que escribo le llamo “artículos” o “escritos”. Una amiga de mi mujer, muy educada ella, me dijo que mis “entradas” eran muy largas y  aburridas de leer. Bueno, esto último no me lo dijo porque no hacía falta. Solo parece largo lo que aburre. Yo no sabía ni que mis “artículos” se deberían llamar realmente “entradas”. Lo que sí sabía es que eran largas y además muy, pero que muy, aburridas. Por eso le respondí que no las escribía para que las leyeran otros sino simplemente para escribirlas yo.

Cuando abrí este blog buscaba una especie de “tablón” donde “colgar” mis reflexiones, por llamarlas de alguna manera. Mis tonterías, que dirían otros, y si me apuras hasta yo mismo. Mi sorpresa es que siempre hay gente que lee lo que publicas y eso es funesto.  Funesto porque a partir de ese momento se pone en marcha un ranking de tu blog, con una impresionante estadística de los que te leen cada día, de las “entradas” favoritas y un largo etcétera  de información.

¡Qué tensión! Pero lo peor no es eso. Lo peor es que te muestran la clasificación de tu blog en relación a todos los demás. Este blog era el 1870º. Siempre estaba en esa posición, incluso los días con más lectores, lo que me hacía pensar que era el último del mundo con mucha diferencia. A mí no me parecía mal. Hubo días hasta con cinco visitantes, que me reconoceréis que es una barbaridad de gente dispuesta a leer estos temas, lo cual me alegraba muchísimo.

 En definitiva, que con la misma tranquilidad y desaliño con la que el amigo Spike iba a recoger la leche aquella mañana,  le sorprendió a este blog su salto a la primera página de un periódico.

Había escrito muchas cosas. La mayoría artículos relacionados con la Ciencia Política, o algo que se le parece. Después de bastantes años, estoy a punto de terminar con mis estudios en la materia, por lo que me apetecía escribir sobre ello. Pero mira por donde que sentí el deseo de recordar con vosotros mis últimos  e intensos años de trabajo. Como habréis leído fueron años entretenidos por lo que parece normal tener la tentación de echar un vistazo atrás.

Un peñazo de cerca de treinta folios que para “colgarlos” en este blog tuve que dividirlos en dos“emocionantes” entregas de “impactantes y originales” títulos. Pero aún así era primera página. ¿Por qué? ¿Tiene interés para alguien lo que se diga en el blog 1870º del ranking?

Parece que este interés lo han provocado únicamente tres páginas en las que hablaba de posibles “presiones” y contaba alguna “anécdotas” al respecto.

¿Cuál es el problema? ¿Que no es cierto y esto no ocurre nunca? ¿Que es la primera vez que ocurre? ¿Que no lo debería ni insinuar? ¿Por qué? ¿De verdad hay gente que piensa que lo que cuento no es cierto y me lo invento?

 

LIMITES

 

Los que nos dedicamos a lo que yo me dedico tenemos claro que tenemos un límite cuando hablamos o escribimos en público. El sigilo de todo aquello que forma parte de un expediente administrativo y que hemos conocido por razón de nuestro cargo. Fuera de él tenemos los mismos derechos que el resto de los mortales a la libertad de expresión.

Para mi existen también otros límites. La verdad el primero. El respeto a la intimidad de las personas; no mencionarlas directamente si no te han autorizado a ello o bien si no han sido ellas las que se han dirigido a ti. El respeto a tu “empresa”; independientemente de que no siempre compartas sus planteamientos, creo que le debemos un respeto a aquello a lo que dedicamos nuestros mayores esfuerzos durante muchas horas al día. El respeto a los compañeros, a los superiores y a la mucha gente que conoces  y que sabes que trabaja con profesionalidad y dedicación. Estos son mis otros límites. Y pocos más.

 

Cuando decidí contar mínimamente algunas vivencias de estos años lo hice por un motivo que ya contaré, pero en todo caso intenté que fuera de forma serena y pausada. Dejé pasar el tiempo para encontrar el punto justo y adecuado de lo que quería decir. Solo hablaría de lo que sabía con seguridad absoluta y poco o nada de mis impresiones y opiniones personales sobre los asuntos más polémicos. Sin perjuicio de poder opinar, claro. Los temas los trataría de forma general y exclusivamente con menciones  también generales a detalles que ya hubiera publicado la prensa de forma contrastada por haberse informado así, o bien que de forma oficial se hubiera informado de ello por las instituciones correspondientes. Creo más que evidente que este escrito ningún dato aporta desconocido hasta ahora.

No trataría impresiones particulares basadas en suposiciones mías, en las que por supuesto tengo opinión pero no la he dado.

Y así es. No aparece ni un nombre, ni un detalle que forme parte de ningún expediente administrativo o judicial que vulnere ninguna obligación de sigilo:

-He respetado, o al menos lo he intentado, a todos mis compañeros y  por tanto mi apoyo a todos ellos, que siguen realizando y continuando la labor que otros antes que yo iniciaron. Seguro que hacen todo lo que pueden y más. Mi admiración por todos ellos y  por el trabajo realizado; muy especialmente quiero hacer notar esta admiración a los compañeros malloquines o allí establecidos, por su valentía, especialmente destacada en ellos. Sin esta valentía nada del trabajo hecho hubiera sido posible

-Si tengo algo claro es el aprecio personal y el respeto profesional por los fiscales con los que he trabajado. Señores absolutamente profesionales, y soy testigo y doy fe  de que todas  las decisiones de las que yo he tenido conocimiento se tomaron siempre con criterios profesionales, y precisamente es el sigilo profesional el  me impediría poner ejemplos.

-Lo mismo tengo que decir de los jueces con los que también he trabajado, e incluyo a los magistrados de órganos superiores de justicia que me impresionaron muchísimo. Creo que fue una suerte no solo su profesionalidad sino sus ganas de complicarse la vida y trabajar muchas más horas de lo que es habitual. Mencionaría a alguno de ellos y de ellas, pero tampoco quiero hacerlo por no hablar de nombres concretos.

-Mi admiración por la Policía. De quitarse el sombrero.

-Mi emocionado cariño y respeto total por mi “empresa”, para la que trabajo. Jamás hablaré nada malo de ella. Al revés; creo que alberga a enormes profesionales que podemos trabajar  con toda la libertad del mundo y que junto a otros organismos similares formamos un ejemplo de servicio al ciudadano eficaz y eficiente.

-Mi respeto igualmente por todos los jefes que he tenido. Nunca podré decir, como se ha pretendido, que mi marcha se debiera a peticiones políticas. No lo puedo decir porque no lo sé y si por algo se ha caracterizado mi empresa es por lo contrario. Habría rumores en ese sentido o lo que fuera pero yo no lo sé y si no lo sé presumo que no. Yo había pedido marcharme y eso es tan verdad como el Evangelio. Los temas personales que yo pudiera tener con mi “empresa” jamás serán públicos. Comparto el contenido de la  "carta al director", enviada recientemente a un medio de comunicación, y así se puede deducir del contenido de estas líneas, y de hecho así se hizo.

-Mi admiración, e incluso cariño, por muchas personas del ámbito político que he conocido durante estos años. Una de ellas, tal vez a la que más he admirado y aprecio personal le profeso, es  un importantísimo político mallorquín vinculado a un partido político  con el que se supone que yo podría estar enemistado. Todo lo contrario. He conocido a políticos de todos los partidos, buenas personas y gente honrada sea cual sea su ideología. De forma absolutamente mayoritaria, estoy seguro de que  la gente que se dedica a la política son personas honradas y admirables en sus virtudes personales. Las excepciones son muy pocas y han hecho mucho daño. Es elogiable el esfuerzo de los partidos políticos baleares en reconducir la situación interna de sus organizaciones. Una Comunidad Autónoma no puede tener como eje central y permanente de su agenda política la corrupción y las decisiones judiciales.

-Mi gratitud muy especial también con la Delegación del Gobierno de Baleares. Les deseo a sus responsables lo mejor política y personalmente y les agradezco que me hicieran muy fácil mi trabajo, conscientes de cuál era su papel en todo momento y  sin ningún tipo de  intromisión ni condicionante, que yo pudiera percibir como tal. Sólo podía ser así.  

Todo esto creo que lo he dejado claro en mis anteriores escritos y si no es así lo hago ahora.

 

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

 

No obstante y dicho lo anterior creo que hay un espacio para la libertad de expresión por parte de las personas que hemos vivido situaciones peculiares, por llamarlas de alguna forma. Un espacio entre el deber de sigilo y las denuncias a la policía.

Tengo que agradecer a los representantes políticos que al leer mi blog, o de lo que de él se publicaba, tuvieron palabras muy acertadas para enjuiciarlo. Un periódico, el que lo publicó, fue especialmente emotivo con mi persona. Pero todos coincidían en una cosa: si hablaba de presiones debería haberlas denunciado.

La verdad es que en este blog perdí unas líneas en considerar que precisamente no me sentí presionado, sin perjuicio de que era consciente que algunas personas se ponían en contacto conmigo para hacerme llegar la importancia de su mensaje.

Hubo otras situaciones más graves y en estas se actúo en consecuencia, sin que pueda contar que se hizo. Por tanto, no duden quienes así me lo solicitaban, que en su día, ya hace años, se hizo lo que correspondía.

La pregunta es: ¿cuándo determinadas personas con responsabilidades insisten en preocuparse por determinados asuntos y lo hacen de manera educada y sin amenaza física y moral, y además jurídicamente no estás obligado a obedecerlos, es denunciable?

Ya lo anticipo: no. Pueden ver el Código penal y la jurisprudencia sobre el tema.

Como bien dijo un excelente político mallorquín en relación a lo que escribí en este blog, los inspectores de hacienda tenemos suficiente experiencia en “lidiar” con las presiones y es difícil que nos sintamos presionados, lo cual es cierto, pero también lo es  que las presiones habituales suelen ser de los propios contribuyentes que, por cierto, las considero legítimas. Nuestra obligación es atender a los ciudadanos y más cuando estos se interesan por sus propios asuntos. Jamás me referiría yo a estas situaciones.

Desde luego entendería que me llamaran para preocuparse por todos los asuntos, pero cuando solo les preocupa uno hay elementos para pensar que algo no es normal. Ello coincidía con los rumores de mi cese, que no dudo que serían casuales.

Planteadas así las cosas, ¿forma parte del sigilo del funcionario el hecho de que personas desde ámbitos políticos determinados te llamen para trasladarte su preocupación por personas concretas que nada tienen que ver con ellas ni con sus familias?

Ya dije que me parecía entendible y perfectamente lógico que una persona interesada, por afectarle a ella directamente, te llamara para preocuparse por su “tema” o por el de un familiar. Pero nunca me he referido a esto.

En definitiva, durante estos años pasaron muchas cosas. La que consideré que eran denunciables, o que debía comunicar al juez, así lo hice en más de una ocasión y por escrito. Lo que no lo era lo fuimos llevándolo con la experiencia que te dan los años.

 

 Ese ámbito es muy peligroso y algunas personas se mueven muy bien en él. Te trasladan su interés en algo pero de forma educada y sin obligarte a nada. Saben que no es competencia suya ni mia atenderles por ese tipo de requerimientos, por lo que su llamada no tiene sentido, pero aún así te llaman. Y varias veces. Seguro que muchos funcionarios que tramitan determinados expedientes saben muy bien a qué me refiero.

 

Prefiero no callarme auqnue tampoco hablaré más. ¿Por qué lo tengo que hacer? Esas llamadas, o las situaciones que he comentado, no tienen nada que ver con el deber de sigilo administrativo.  Se refieren al sigilo “político,”  no al profesional que es el que a mí me vincula. Las que eran denunciables se actuó como correspondía. El resto forman parte de las muchas incidencias que debemos sortear pero no silenciar.  Esa es mi opinión.

 

 

ESTATUAS ECUESTRES

 

Hoy he leído a un periodista de otro medio de comunicación diferente al que tuvo a bien publicar algunos párrafos de este blog. Parece que lo que he escrito le molestaba especialmente. Está en su derecho, faltaría más. Ahora bien, no lo entiendo, porque al periódico para el que escribe, mi blog no le pareció noticiable ya que nada publico de él.  Y me parece muy bien porque su Director es un periodista de prestigio e inteligente, además de buen director,  y seguro que sabe muy bien lo que hace. Pero con una cierta lógica, si no es noticiable no le debería molestar. Escribir criticando algo de lo que no has informado no deja de ser curioso. Si algo no te interesa lo ignoras y punto.

Lo que ha escrito se lo agradezco enormemente porque me sirve de base para algunos comentarios que me parecen de interés y paradigmáticos de algunas situaciones que he querido poner de manifiesto en estos párrafos.

 

Las líneas fundamentales de su argumentación es que me calle. Que denuncie a la policía o me calle. Lógicamente lo que haya hecho con lo "denunciable" no lo he escrito en mi  blog  y él no lo puede saber. Pero me llama la atención que en base al deber de sigilo, interpretado unilateralmente de forma restrictiva, pretendan que los funcionarios callemos absolutamente todo lo que no sea denunciable. Lo que no es denunciable tampoco es secreto profesional necesariamente. Y en los casos que he comentado nada lo es. Y con ese convencimiento actúo.

 

Llama la atención que ningún político dijera que me callara; al revés. Animaban a que denunciara. Lógicamente sin saber si lo he hecho o no, pero no lo contaré. No obstante,eso demuestra que saben de lo que hablan. Es llamativo por tanto, que sea un periodista el que  da por hecho que como no lo hice (denunciar) me debo callar en base al “sigilo”. Un sigilo que evidentemente no es administrativo, como ya he dicho, sino que podría ser cómplice o temeroso.

 

Si hubiera comentado algo “prohibido”, seguro que habría elegido algo noticiable ,por novedoso ,y su periódico lo habría publicado. Saben perfectamente que no he comentado nada que no pueda comentar y mis impresiones personales forman parte de mi libertad de expresión. Curioso que los que deberían defender un criterio amplio de libertad de expresión me pidan que calle lo que no haya denunciado. ¿Por qué? ¿ Y si lo he denunciado?¿Existe algún temor? Anímeme a que denuncie no a que calle. Yo tampoco me esperaba eso de un periodista.

 

“Atender a los ciudadanos forma parte las tareas de un Delegado”…, me recriminaba. No me cabe duda de que es así. Los ciudadanos pueden hablar de “sus temas” con la Administración, bien directamente o por medio de sus representantes. No tiene más que leer este blog para cerciorarse de que es así y así lo pienso. Jamás pondría en duda que ello es legítimo. Pero no estamos hablando de ciudadanos que llamen para preocuparse de sus temas, ni mucho menos. Hablamos de ciudadanos que llaman para preocuparse de los temas de los demás. Jamás me he referido en mis artículos anteriores a la primera  situación, ni podría hacerlo.

 

En definitiva, creo que para algunas personas los funcionarios somos personajes secundarios y oscuros que no deben abrir la boca ni cuando lo deben hacer. Si lo hacemos es que tenemos afán de protagonismo, aunque quien te lo diga esté todos los días en los medios de comunicación y el funcionario no haya abierto la boca. El primer día que la abre lo hace por su afán de protagonismo. Los juzgados están llenos de funcionarios y técnicos que fueron utilizados para que otros se salieran con las suya. Pero el técnico calladito.

 

 Prueba de ese aire de superioridad moral e intelectual con el que algunas personas se dirigen a otras sin conocerlas de nada, es que publica en su columna, y ya termino, que posiblemente yo pretenda una estatua ecuestre en mi honor, además de llamarme “Robin Hood”.  Seguramente  se refiere a que lo pretendo por haber publicado mis artículos anteriores.

 

¿Cómo lo sabe? Yo no se lo he dicho y lo acierta. Es cierto, quiero una estatua. Está claro que maneja información de primera mano. Lo pretendo y además no  quiero que la sitúen en una calle cualquiera. No. Quiero que sea en una calle que lleve su nombre. El del periodista.

 

Si por escribir un blog anónimo quiero una estatua, los que escriben en  periódicos de gran tirada pretenderán una calle. Quienes dan lecciones de integridad cada día en sus columnas, quienes les dicen a los demás lo que está bien y lo que está mal y en dos líneas pretenden también aleccionar sobre temas en los que seguramente han debido pensar dos minutos y medio, y más a  personas que llevan toda su vida trabajando en ello, seguro que aspiran a una calle, no a una estatua.  Deben tener un concepto muy alto de sí mismos que les permite dar lecciones gratuitas a los demás, por lo que sin duda aspirarán a una calle. ¿O lo hacen en base a su libertad de expresión?

 

Pues allí estaría bien mi estatua ecuestre, pequeñita, modesta, pero eso sí en la calle Periodista G. Ventayol, a la altura del número 15. Por lo tanto ya lo sabe este amable periodista, que gestione primero su calle y después mi estatua.

 

 

 

.

DESPEDIDA Y CIERRE

….y con ello termino.

 

Se habló de mí bastante más de lo que me hubiera gustado durante unos días de Julio de 2010 y permanecí en silencio.  Y así he estado durante este tiempo. Supongo que como debo estar para no ser molesto.

Este es mi último escrito sobre mis años de trabajo en Mallorca. No quiero ni más polémicas ni más estatuas ecuestres. Lo que tampoco quiero es callarme cuando se ha hablado de mi. La vida es muy larga y no quiero que  el tiempo me haga rememorar historias que entonces serán lejanas y alguien me diga……. ¿y por qué no dijiste nada? Tengo derecho a hacerlo y lo hago. La historia también se escribe con pequeñas anécdotas que alguien debe recordar.

Nada he dicho que pueda perjudicar a nadie, y nadie se ha sentido perjudicado, y si alguien se ha reconocido puede estar tranquilo porque hasta aquí hemos llegado. Me considero satisfecho de cerrar este capítulo.

 

De cerrarlo como Spike cuando se vió sorprendido por la fama. Mostrando un poquito de músculo, poco. Pero no ofende a nadie.

 

No renuncio a escribir sobre temas políticos relacionados con mis conocimientos, pero nada más centrado en mi trabajo….eso será ya otra historia muy diferente. Este ya me cansa.

 

No quiero entrar en ninguna polémica con nadie. No me esperaba que se hiciera mención a este blog en la prensa por lo que para evitar ningún tipo de malentendido con nadie procedo a borrar los artículos  que en principio iba dirigido a un grupo de amigos.

 

Un cordial saludo a todos y gracias por vuestro interés

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo

Comentarios

Alberto Herrán 01/06/2012 18:07

Mi “sí, pero no” para nada ponía en duda su evidente y más que manifiesta discreción. Tan sólo quería hacerle ver que, aunque calificara de rincón propio y limitado su espacio, siempre podría haber
quien le daría publicidad impidiéndole de la privacidad que pretendía, y que en ningún caso y bajo ningún concepto podría haber razones justificables para que una mala interpretada prudencia le
obligaran a borrar lo escrito, que es su derecho, y el nuestro de leerlo tras su publicación.
Como le dije, sin compartir sus juicios de valor sobre la bondad de lo actuado por algunas personas citas de pasada por usted ni de las actuaciones de las mismas narradas en su blog y vividas y
sufridas en primera persona por mi, no se me ocurre razón alguna para que la prudencia le aconsejara quitarse de en medio, salvo la muy hispana y carpetovetónica de levantar el pie del acelerador
cada vez que uno vea una pareja de la guardia civil aunque vaya a cuarenta por hora en vía de circualación normal. En fin, el sempiterno miedo reverencial y visceral a la autoridad por si la
autoridad se convierte, por falta de autoridad y peso especifico, en autoritaria, que salvo escasas excepciones es lo habitual.
Gracias por volver a publicar sus impresiones por lo dicho, porque una vez publicadas formarian parte de nuestro derecho a leerlas, y privarnos de tal derecho podría ser arbitrario.

raulburillo.over-blog.es 01/06/2012 21:37



Creo que , una vez más, tiene toda la razón y es por la razón que he vuelto a publicarlas. En cuanto al posible miedo a la "autoridad" al que se refiere, me gustaría que no fuera así. De hecho
espero no ser sospechoso de no hacer lo que creo que corresponde en cada momento.


Como le dije, teniendo usted razón en que una vez publicado en el blog siempre puede leerlo alguien con el que, en principio, no se cuenta, lo que también es cierto es que  una cosa es
eso y otra muy diferente es ser primera página de un periódico y que el tema sirva de comentario político.


 Mi interés no era ese porque prefería dejar mis comentarios personales en forma de pequeñas reflexiones personales y compartirlas con gente interesante - como usted (si me permite)- para,
de forma tranquila, contar mi impresión de unos hechos de gran trascendencia y que tuve la suerte de vivir de cerca.


Por tanto, pasado ese momento "mediático" podemos hablar y comentar de manera mucho más pausada y razonable.


Gracias una vez más a usted.



Alberto Herrán 12/28/2011 19:49

Si, pero no. Está claro que siempre va a ocurrir que uno de esos cuatro amigos se va a ir de la lengua, que su indiscreción bienintencionada va a llegar a oídos de los medios de comunicación, y de
allí a curiosos, interesados a presuntamente aludidos, y de eso nunca va a poder sentirse culpable, y mucho menos aún de la polémica artificial o real que pueda surgir por ejercer su legitimo
derecho a comentar en voz alta lo vivido sin trasgredir con ello sus obligaciones profesionales.
Sinceramente he disfrutado leyendo lo leído. Discrepo, como no podía ser de otra forma, de algunas de sus razones esgrimidas y de algunos juicios de valor sobre otros profesionales aludidos por
usted, y tampoco esto podría ser de otra forma, y más aún habiendo vivido en primera persona alguna de las actuaciones comentadas, pero para nada voy a polemizar por ello; este es su espacio,
generosamente nos lo ofrece, y seguiré volviendo a él si me lo permite.
Gracias por todo

raulburillo.over-blog.es 01/05/2012 00:47



Gracias a usted por su amabilidad y educación.No obstante creo que no hay ninguna indiscrección. Todo lo que está escrito está meditado y por supuesto lo que no se podía escribir no se ha hecho.



Alberto Herrán 12/21/2011 21:13

Lamento de verdad no haber tenido ocasión de leer sus reflexiones personales, y más aún tras haber leído algunos de sus artículos que han sobrevivido a su inquisitorial autocensura. Mala suerte por
mi parte.
En todo caso me pregunto: ¿cómo puede calificar este blog público, - por muy modesto que pretenda que es -, y con acceso para quiénes se les antoje hacerlo de “espacio intimo”, sinónimo de privado
y acotado a la curiosidad ajena? ¿Y cómo pretende justificar su decisión de deshacer el camino voluntariamente recorrido en su condición “de hombre no polémico”? Ambas consideraciones me resultan
imposibles, la primera por obvia y la segunda porque la polémica casi siempre es artificial y ajena a uno mismo si no la pretende.
En fin, que me quedo con las ganas,y me lamento profundamente de que aún hoy sigamos flagelándonos con nuestro silencio y pidiendo perdón por lo que pudiera pasar. ¡Terrible! ¿no?

raulburillo.over-blog.es 12/28/2011 18:20



Tiene razón en todo lo que dice pero reconocerá que no es lo mismo publicar de forma "anónima" para "cuatro amigos" que aparecer en primera página de los peruódicos, entendiéndolo como lo
entiendo, sin duda. POr ello y como ya he dicho en anterior comentario decidí realizar un alto en el camino emprendido para continuarlo en un ambiente de mayor tranquilidad.  Y eso es lo que
hago. Muchísimas gracias por su interesante comentario, posiblemnente más que mis propios artículos.



Roqueta 10/29/2011 08:50


Hace unos días leí muy por encima su blog y hoy quería leerlo con un poquito de calma pero ya fueron borradas por Ud. las entradas que me interesaban; viendo sus excusas lo comprendo pero no lo
comparto, algunos mallorquines queremos saber lo que ocurre y sus comentarios eran muy valiosos por venir de quien vienen. En cualquier caso, enhorabuena por su trabajo el tiempo que estuvo aquí.


raulburillo.over-blog.es 10/29/2011 15:12



Gracias por sus amables palabras y entiendo perfectamente que no lo comparta. Para mi este blog era un espacio íntimo. Algo parecido a escribir en un papel  que después escondía en
mitad de la arena del desierto cibernético. Algo dificil de explicar supongo. Pero todo cambia al publicarse algunos comentarios del mismo en un importante medio de comunicación. No era esa mi
intención y no soy amigo de publicidad ni quiero que se hable más de mi. Los auténticos protagonistas del trabajo realizado han sido mis compañeros y si me permite le diré que especialemente los
compañeros mallorquines o los establecidos allí por la valentía que han demostrado. Para mi son los auténticos protagonistas y por lo tanto prefiero pasar a un segundo plano aunque siempre daré
la cara si alguien quiere saber mi opinión de cualquier tema que se me requiera.Le agradezco de nuevo sus amables palabras.


 



Talaia 10/27/2011 18:57


Me interrumpieron mientras escribía mi anterior comentario. Permita que lo retome en la parte en la que le preguntaba si no se da cuenta de que su entrada es sobre algo que ya no existe "pero que
era bueno". Ahí lo completo con un "según Ud.". Y esto último lo digo porque no puedo dar mi opinión ya que he llegado tarde. Un par de días tarde. Lástima.


raulburillo.over-blog.es 10/28/2011 17:35



Lo siento. No soy persona polémica a pesar de lo que pueda parecer y prefiero evitar cualquier tipo de situación que pueda dar lugar a equivocos. Por eso prefiero cesar la controversia. La
publicación en prensa era algo que no podía imaginar, y por lo que veo tampoco eviatr. Le pido disculpas, pero puede dejar los comentarios que quiera en este artículo. En los otros no había
ningún comentario. Sinceramente, a pesar de lo que pueda imaginar, el número de personas que ha leido estas entradas es bajísimo por lo que el interés era mínimo. Lamento haberle causado la
molestia de entrar hasta aquí para nada.


Un cordial saludo.


 



Recherche

Liens