Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
27 diciembre 2011 2 27 /12 /diciembre /2011 00:47

SEIS INVIERNOS EN MALLORCA. 

  

Durante estos últimos seis años han pasado muchas cosas. La mayoría de ellas habituales en mi trabajo, y ellas son las que, lógicamente,  han ocupado buena parte de mis horas laborales. Otras no. No son habituales. Tampoco lo ha sido lo que ha ocurrido en Mallorca estos últimos seis años.

 

PRESAGIO

Nuestra historia comienza con un presagio.

Mi “empresa” había preparado en el año 2005 un Plan que se denominaba de “Prevención del Fraude Fiscal”. Son ese tipo de cosas que gusta hacer de vez en cuando a las Administraciones Públicas para publicitar lo que hacemos todos los días y que parezca novedoso.

Una de las medidas con apariencia de mayor novedad para el ciudadano, pero no para nosotros, era el control de polígonos industriales y parcelaciones urbanísticas o juntas de compensación. Un tema habitual de fraude. Lógicamente veníamos trabajando en ello desde hacía tiempo y captando información verdaderamente interesante. Como era un Plan “mediático”, desde Madrid nos dijeron que teníamos que presentarlo en prensa con un guión que nos prepararon para la ocasión. Así lo hice. Lo curioso del asunto fue que el responsable del Gobierno autonómico –persona además de renombre y preparada- protestó airadamente por las medidas que íbamos a adoptar, alegando no se sabía muy bien qué. Fue el único Consejero de Hacienda de gobiernos autonómicos que protestó. Como os digo, todo un presagio de lo que iba a ocurrir y, tal vez, de lo que tenían un gran interés en que no ocurriera.

 

EL INICIO DE LA COLABORACIÓN

 

Otro de los temas considerados como estratégicos para nuevo equipo directivo de mi “empresa” era la colaboración judicial y en concreto con la Fiscalía Anticorrupción. En Baleares, por lo que había leído en prensa, acababan de nombrar a un responsable de la misma en la persona de un prestigioso fiscal con cara de buena persona. A mí me parecía muy bien la idea de colaborar con ellos. Siempre había creído necesario crear una policía fiscal parecida a la italiana, por lo que sería interesante poder trabajar con ellos en algún tema.

 

A los pocos días pude comprobar que la cara de buena persona del fiscal anticorrupción de Baleares se correspondía con la realidad. Vino a verme y pidió nuestra colaboración para un tema de trama de facturas falsas y de exportación de vehículos. Lógicamente debíamos hacerlo puesto que el asunto era también de nuestra competencia. La verdad es que la primera colaboración no fue muy afortunada. El tema se les asignó a los compañeros de mayor  prestigio dentro de la casa pero por un motivo o por otro se complicó. Estaba claro que estos temas eran difíciles de encomendar a compañeros con elevada carga de trabajo por lo que en el futuro deberíamos cambiar el sistema de trabajo. A pesar de todo la operación se hizo y no salió mal del todo, pero deberíamos mejorar en el futuro.

 

La colaboración con la fiscalía sirvió para conocernos. Hablar de Fiscalía Anticorrupción resultaba gracioso en aquel momento; solo había un fiscal. Aprovechamos para contarle los grandes temas de investigación en los que estábamos trabajando. Nuestra Delegación de Baleares era una de las pocas que disponía de una Unidad de Investigación de grandes tramas de fraude. Todas ellas eran coordinadas desde Madrid por uno de los mejores expertos de nuestra casa en el tema. La coordinación con fiscalía anticorrupción también era importante desde Madrid por lo que aprovechamos para comentar con nuestro fiscal local lo más interesante de estas investigaciones. Para nosotros el tema estrella en aquel momento era lo que después se llamaría “Operación Relámpago”. En la Agencia, salvo en Aduanas, no ponemos nombres a las operaciones por lo que la policía, que para ello se las pintan solos, son los que los adjudican. Por cierto, siempre con gran acierto y sentido del humor.

 

BUSCAR SOLUCIONES

 

Este tema me sirvió para tomar una decisión que a la larga creo que fue muy positiva. No me equivocaba pensando que a partir de ese momento las peticiones de ayuda serían muchas, por lo que decidí crear una unidad de colaboración judicial dedicada a tiempo completo a los informes que nos fueran pidiendo jueces y fiscales. Ello se iría completando con el trabajo de la Unidad de Investigación, que ya he mencionado, y con el apoyo puntual de determinados inspectores si el asunto debía ser objeto de inspección según los planes aprobados cada año.

La Unidad de Investigación era una de nuestras “unidades de élite”, así como también lo eran los diferentes jefes y actuarios que en ella trabajaron. Su labor en la “Operación Relámpago” y después en la “Operación Trueno” en Ibiza, así lo demostró. Lo que los compañeros hicieron en esta Unidad nos colocó en vanguardia de la lucha contra el fraude. Las actuaciones que se llevaron a cabo son un ejemplo a nivel nacional y la jurisprudencia que ya ha generado, y generará, así lo demuestra. Su trabajo era la lucha especializada contra las grandes tramas de fraude tributario, y era por ello por lo que teníamos que dejarles trabajar tranquilos, sin molestarles excesivamente con este otro tipo de temas, como la presunta corrupción de cargos públicos.

Con la Unidad de Colaboración Judicial lo que pretendíamos era precisamente eso, alejar a la Unidad de Investigación de los temas más conflictivos por la presencia de personas vinculadas a partidos políticos. Estaba claro que la corrupción política estaba en el aire y la fiscalía quería trabajar ese tema, por lo que nuestra ayuda debería ser profesional pero no por ello interrumpir el trabajo habitual de nuestros inspectores ni “molestar” a los jefes de investigación con otros temas que ya entonces se preveían complicados. En definitiva, no podíamos interrumpir nuestro trabajo habitual de lucha contra el fraude tributario, principal razón de ser de nuestra Organización.

De ahí la idea de contar con una unidad nueva formada por especialistas, que en ese momento no estuvieran en actuaciones inspectoras pero que fueran grandes conocedores de nuestras bases de datos y de la norma tributaria.

 

De pocas cosas estoy tan satisfecho como de las personas que escogí para esa Unidad y de aquellos otros que trabajaron puntualmente para la misma. Profesionales e independientes. Al fin y al cabo la independencia profesional no es hacer lo que a uno le da la gana, sino tener la posibilidad real de ser honrado en su trabajo y hacer y decir lo que su leal saber y entender le dicta; sin ningún condicionante. Eso pretendí, independencia y profesionalidad.

Los miembros de esa unidad posiblemente sean las personas con mayor experiencia en todo lo que tenga que ver con la corrupción y su investigación. Me juego lo que haga falta  a que incluso ello es así a nivel nacional. Han trabajado todo tipo de temas durante estos seis años y lo han hecho siempre en silencio. Han descubierto lo que pocos investigadores han descubierto y posiblemente nadie les felicite por sus éxitos (salvo los de la casa, claro), pero supongo que así debe ser. Desde luego son los mayores conocedores de los bajos fondos de la política mallorquina de los últimos años y de algún otro tema de amplia repercusión nacional.

 

 

 

PRIMER ASUNTO POLÍTICO

 

La segunda colaboración con Fiscalía se presentó como un asunto aparentemente menor. El tema de fondo consistía en la investigación de unas extrañas asociaciones y las subvenciones públicas que recibían. Por lo que se ve todo ello había aparecido en prensa y después alguien lo había denunciado.

Con el tiempo se acusaría a fiscalía de trabajar unos temas más que otros pero en los años que trabajé con ellos no dejaron de actuar ni en un solo tema sobre el que  hubieran recibido denuncia. Lo que no podían era actuar sin ella. Fue curioso porque una famosa política de Mallorca, por poner un ejemplo, nunca fue denunciada directamente, que yo sepa.

Volviendo al asunto, este podría dar para un libro completo que evidentemente no escribiré. Con él empezaron los éxitos; con importantes descubrimientos por parte de los investigadores haciéndose notar el buen trabajo de los compañeros y demostrando que la información que poco a poco se había ido obteniendo era buena.

La colaboración con el fiscal fue también excelente, lo que se reprodujo con el primer juez que llevó el asunto. No obstante pasaron cosas como mínimo curiosas. El juez  que tenía asignado esta causa ocupaba el juzgado en sustitución del titular que parece ser que estaba realizando algún tipo de colaboración internacional. Yo a este último no lo conocía de nada pero me comentaron que era una persona muy relacionada en medios políticos y que había sido el juez decano. Sonaba para distintos cargos públicos. Cuando nuestra actuación como peritos y auxilio judicial estaba prácticamente concluida regresó al juzgado pero solicitó abstenerse del conocimiento de este tema alegando conocer a los políticos investigados. La Audiencia, con buen criterio, denegó la abstención por lo que debería hacerse cargo del mismo. Como digo el asunto era curioso. El juez venía solo para unos meses y volverse a marchar. Los juzgados están hasta arriba de temas por lo que en ese tiempo hubiera sido lógico que no hubiera ni actuado en un tema tan liado como el que nos ocupaba, máxime si consideraba que existía algún tipo de relación personal con los encausados. Todo lo contrario; a pesar de estar solo unos pocos meses, y una vez que la Audiencia denegó la abstención, se centró prácticamente en este tema, con la idea clara para mi, y lo digo sin equivocarme, de archivarlo.

No quiero contar algunos detalles de lo que pasó pero solo deciros lo mucho que me llamó la atención que a uno de los pocos, o al único, al que se le pidió declaración verbal fuera al perito, en una decisión como mínimo extraña y que más me pareció una especie de “encerrona”. Además solicitó un nuevo informe que, desde mi punto de vista, era una decisión cuyo fin último era, sin duda,  sobreseer el tema, previo paso, visto como funcionan las cosas, por los medios de comunicación.

Afortunadamente el perito fue listo e hizo un gran informe. A pesar de ello, el juez, que como  ya había pedido su abstención y no se la habían concedido se debía considerar libre para actuar, decidió archivar la causa. Una vez más la profesionalidad del fiscal actuó de forma contundente recurriendo el auto del juez. La Audiencia tardó más de dos años en resolver pero restableciendo la situación al fin y al cabo. El asunto sigue sin instruirse.

Este es un buen ejemplo de lo que podía haber ocurrido en Mallorca y de cómo nada de lo que se investigó  hubiera servido para nada. La Justicia en algunas ocasiones da la sensación de no siempre funcionar bien, y a veces parece servir a intereses ajenos a ella misma, pero sin duda a largo plazo se impone siempre.

Esta anécdota que os he resumido fue, sin duda uno de los temas que más me molestó en estos años.

Todos los demás jueces con los que he trabajado me han parecido absolutamente admirables. Este es sin duda el motivo que explica lo que ha ocurrido en Mallorca. El compromiso de los jueces que han conocido los casos de corrupción ha sido total y en algún caso heroico. Sólo un tema me dejó la sensación de que se podía haber hecho más. Además fue un caso importante, de corrupción urbanística, enorme, que supone un buen ejemplo de hasta dónde pueden llegar este tipo de delitos, repartiéndose el territorio como una gran tarta entre partidos políticos y promotores. No sé a quién se debe la falta de concreción pero creo que se debería haber llegado más lejos.

 

FACTORES DE ÉXITO

 

 Volviendo a la historia de los hechos, un hito decisivo en el impulso de las investigaciones judiciales fue el “fichaje” de un segundo y posteriormente tercer fiscal anticorrupción. Los años que hemos trabajado juntos solo me llevan a procesarles una gran admiración por su trabajo e independencia. Aguantar lo que aguantaron ellos no es fácil para ningún funcionario público. Menos aún seguir trabajando, con mayor entusiasmo si cabe, cuando el trabajo no solo  no disminuía sino que parecía no tener fin porque un asunto llevaba a otro. Su capacidad y entrega y, para los que no los conozcan, su permanente buen humor contagiaba y ello suponía que el buen ambiente era la nota predominante de todas nuestras reuniones. No solo era muy fácil trabajar con ellos sino que además era divertido.

 

El otro factor de éxito, como dicen los gerencialistas, fue el trabajo de la Policía. La Brigada de Delincuencia Económica de Baleares tiene unos profesionales extraordinarios. Esos señores que estáis acostumbrados a ver con un chaleco amarillo en los registros y que los periódicos bienintencionados tienen la amabilidad de taparles la cara, han realizado durante estos  años un trabajo descomunal, como seguro que en pocos lugares se ha desarrollado. Para mí fue una agradabilísima sorpresa, porque no me imaginaba que su preparación técnico-jurídica fuese tan alta especialmente en temas económicos. Trabajar con ellos era muy fácil por lo que el “buen rollo” hizo que los propios fiscales pidieran a los jueces que se crearan equipos mixtos de investigación y de auxilio judicial compuestos por policías y peritos nuestros.

Este, sin duda, fue el segundo secreto de nuestro éxito. Unir la experiencia de la policía y el conocimiento jurídico tributario de nuestros técnicos resultó ser un arma demasiado potente para los “malos”. Si a ello unimos la posibilidad de disponer de la base de datos más potente de este país, resultó algo inesperado para los delincuentes acostumbrados a la impunidad.

Recuerdo que un periodista de esos que reciben información de sucesos y que obtienen “información privilegiada” de algunos mandos, de los que se convierten en sus portavoces, cotilleaba en su columna acerca de la mala relación de mi persona con la Guardia Civil. Ello, desde mi punto de vista, no era cierto, al menos por lo que hace relación a los altos mandos de la misma. No así con algún mando intermedio. Y no porque los conociera directamente sino porque presiento que alguna decisión mía había molestado cierto afán de notoriedad y protagonismo que sin duda se había producido con anterioridad. Quién sabe…tal vez la culpa era nuestra. Mala suerte si fue así.

 Lo cierto es que, lamentablemente, con ellos no se había trabajado igual. La complicación en las relaciones con este Cuerpo era así desde mucho antes de que yo llegara y posiblemente continúe con mi marcha. Mi experiencia en Cataluña con ellos fue buenísima, la misma que tengo aquí en Aragón, donde escribo esto. La verdad es que es una auténtica pena porque son gente muy preparada, sobre todo gente joven de alta cualificación técnica. Pero no es ningún secreto en Mallorca que algunos jefes intermedios –muy pocos- tienen su forma peculiar de trabajar y de informar. Prefiero no decir más pero tengo claro lo que podría decir si hablara. El mayor problema consiste, o consistía, en que más que equipos conjuntos de trabajo lo que pretendían era que trabajásemos a sus órdenes y eso es difícil que funcione. No obstante seguro que siguen trabajando con gran éxito en los muchos temas de su competencia.

En resumen, con un equipo de fiscalía a pleno rendimiento, con una excelente cooperación con la Policía los asuntos fueron apareciendo uno detrás de otro.

 

POLÍGONOS

 

Una denuncia de un particular llegó, parece ser, a fiscalía en relación a una estafa en la Junta de Compensación de un famoso Polígono industrial de Palma. Ese asunto cambió la política de Mallorca.  Los fiscales nos pidieron ayuda porque era un tema complejo y muy prolijo en temas económicos y tributarios. Nosotros teníamos experiencia, como ya os he contado, en la investigación en  Polígonos Industriales. Estuvimos trabajando en ello mucho tiempo, en silencio. Buena parte de lo que se descubrió sirvió para todos los demás causas que fueron apareciendo. Hay que reconocer que mis compañeros se especializaron en un amplio abanico de personas del ámbito político y a partir de allí les resultó relativamente sencillo unir unos temas con otros.

Recuerdo especialmente el caso de un político bastante conocido, por el buen trabajo que hicieron mis compañeros descubriendo buena parte de sus bienes ocultos.

Lo curioso del tema del polígono estaba en el origen. Ninguna institución, ni partido político había denunciado algo tan claro. Había sido un particular, con la típica querella que se presenta para hacer fuerza en las negociaciones entre abogados. La habilidad estuvo en la fiscalía que en vez de “pasar” de ella la hizo suya e investigó a fondo con nuestra ayuda.

 

RELÁMPAGOS

En plena vorágine de asuntos que iban apareciendo se desarrolló nuestra Operación Relámpago”. El nombre, como os he dicho, se lo puso la policía. Nuestra Unidad de Investigación llevaba mucho tiempo trabajando en ese asunto. Consistía en las presuntas operaciones de blanqueo u opacidad de importantes sumas de dinero que se realizaban desde un despacho de abogados muy famoso de Palma. Lo de opacidad lo digo sin el “presunto” delante, porque su página web, la del despacho, así lo publicitaba sin rubor.

Los titulares del despacho eran gente importante en la isla y con una cartera de clientes muy “bien posicionada”, por decirlo de alguna manera. El tema era delicado pero se estaba muy seguro de lo que se hacía. No obstante algunos de mis compañeros tenían un cierto respeto por la importancia de los apellidos que albergaban el bufete en cuestión. Supongo que eso pasa en todas las sociedades más o menos limitadas en un ámbito local y por ello también es bueno contar en este tipo de trabajos con gente joven y de fuera, aunque los más veteranos no se amilanaron ni lo más mínimo.

 Mis compañeros de la Unidad de Investigación llevaban obteniendo información de ese asunto  durante más de dos años cuando se destapó. La verdad es que el tema se precipitó porque la policía venía trabajando de forma paralela en otro “fleco” también conocido por nosotros de unas dobles ventas de terrenos y solares. La importancia de las dos tramas aconsejó realizar la operación como se hizo, a la vez. Fue un reto muy importante organizar esa operación. Posiblemente la más compleja de todas las que se hicieron. Realmente no tenía nada que ver con la política ni con los políticos.

Con el tiempo se han dicho muchas cosas incorrectas, en este y en otros casos. Una de ellas es que esta operación se hizo para buscar información de algún importantísimo político mallorquín. Ello es totalmente incorrecto.

La operación tuvo algún aspecto desagradable pero necesario como fue registrar una importante notaría palmesana pero no quedaba más remedio.  El comportamiento de uno de los notarios fue especialmente exquisito y lamenté la situación.

La verdad es que lo que  íbamos buscando no era ningún contrato privado del político que os comento, sino las operaciones de dobles ventas y la información de las transacciones que llevábamos tiempo investigando. La “Operación Relámpago” dio resultados espectaculares. Por el dinero incautado y por la información obtenida. Ello sirvió después para múltiples actuaciones judiciales algunas de ellas con importante seguimiento mediático. Esta constituye,  aún hoy en día, una operación de referencia a nivel nacional y lo que ocurra con ella marcará el devenir de futuras actuaciones de lucha contra el fraude y el blanqueo.

 

ALUVIÓN

 

Fueron unos años de locos. Los asuntos se iban sucediendo uno detrás de otro y lo que se investigaba en el primero servía para el segundo.

La investigación de  diversos Institutos de Desarrollo, Turísticos, de Juventud y demás similares, consistía en que, presuntamente, parece que servían para desviar parte del  dinero de sus  presupuestos. La cuestión crítica estaba en no caer en la tentación de centrar las investigaciones en las personas de segundo  o tercer nivel, que en un primer momento aparecían como las únicas culpables, sino en analizar el entramado en su conjunto. Ello sirvió para valorar realmente el importantísimo alcance de los hechos.

 Desde mi punto de vista esconder “pequeñas” cantidades de dinero en el jardín –que curiosamente se ofrecían a revelar- parecían pruebas preparadas a propósito para engañar a los investigadores y que se contentaran con estas personas e importes, suficientes para un delito de cohecho. La habilidad o buen hacer de los fiscales estuvo en seguir investigando y llegar a las cabezas de las distintas tramas.

Por otra parte, resulta paradigmático para una reflexión política, y que la crisis parece haber puesto, por fin, en el debate público, sobre la utilidad real de buena parte de esos Institutos Públicos a los que se les asignan elevados presupuestos y que parecen imposibles de controlar por el relajamiento de los rigores en su intervención, no solo contable sino de oportunidad y de necesidad.

Todas estas tramas no hubieran funcionado sin la participación y el beneficio obtenido por un sinfín de empresarios y profesionales que obtenían elevadísimas ganancias por no hacer nada, salvo, eso sí, asumir el riesgo de ser conscientes de estar llevándose el dinero de los impuestos de sus conciudadanos,  facilitando que se lo llevasen también los cargos públicos de turno. Entre otras cosas, cuestión de cara dura. Supongo que lo tienen complicado para justificar lo que dicen que hacían a cambio de semejante “chorreo” de dinero.

 

“ASUNTOS MENORES”

 

En uno de los temas que más tinta ha derramado nuestra actuación fue puntual pero importante. Valoramos Palacios de todo tipo… de Deportes, de la Música…. y del descanso. Algunos palacios parecían óperas inacabadas y otros,… palacetes de nuestros nuevos reyes. Esos que convierten sus sueños en órdenes a ejecutar. Claro que no son sueños, son proyectos políticos. ¡Qué fácil es ser Rey!  ¡Cuánto sufre el que tiene conocimiento y qué feliz vive el ignorante!

Descubrimos cosas interesantes que no se pueden contar y sirvió para que el juez pudiera hacerse una mejor idea de lo que estaba juzgando. Me llamó la atención que algunas de estas situaciones nadie las hubiera descubierto antes y que tuviéramos que ser nosotros los que las trasladáramos dónde correspondía. La norma tributaria nos obliga a comunicar lo que vemos irregular y así lo hicimos Supongo que ello me acercaba al fin más rápidamente. Más se perdió en Cuba.

Independientemente de responsabilidades penales, los gestores públicos deberían reflexionar sobre algunos temas que parecen “asuntos menores”. Un desvío presupuestario en una obra que ya de por sí es elevada puede suponer tirar  a la basura una importante cantidad de dinero de los impuestos que pagan los ciudadanos. Los gestores deberían tener muy claro lo que nos va a costar un Pabellón de Deportes o asfaltar la calle de la esquina. Los desvíos o modificados de obras públicas no pueden suponer un 100% del valor presupuestado, cuando este es ya lo suficientemente elevado. Un desvío de 45 millones de euros supone que de cada declaración de Renta presentada en Baleares 100 euros se pierdan o se hayan pagado sin necesidad por la incapacidad de los gestores responsables.

De ahí nos podemos plantear si nos parece lógico que un “choricete” que se ha llevado cualquier cosa ajena de poco valor entre a los juzgados esposado y salga condenado, y quienes han causado una pérdida de 100 euros en cada declaración de renta presentada por cada familia o ciudadano, lo cual sumará 40 millones de euros, parezca que no se les pueda ni toser.

¿La pésima gestión pública  no es ni un leve delito?

De esta historia hubo algunas otras cosas que no me gustaron nada y de las que juez, fiscales  y policía no son responsables. Prefiero dejarlo ahí.

 

INFORMACIÓN

 

El tema del Polígono Industrial nos había hecho adquirir  un amplio conocimiento de las personas que en él intervinieron. La valentía de los fiscales y del juez había posibilitado actuaciones de registro. La verdad es que siempre dan resultado por más que pensemos que alguien avisa a los malos la noche de antes. Que  por cierto es así, y si es lunes más todavía.

Teníamos tanta información que la trabajamos pacientemente en varios bloques con todos los secretos judiciales habidos y por haber. Con el tiempo me di cuenta que los temas con secreto judicial no se conocen nunca, pero en cuanto se levanta se acaba el sigilo y la prensa se hace de inmediato con la información. No hace falta ser muy listo para saber quien pasa la información a los periodistas. Y por más vueltas que le des no hay más que hacer. Por cierto, el valor de la prensa es muy importante en todo lo ocurrido. Su papel ha sido determinante.

Como digo trabajamos una amplia y variada información pero si algo funcionó aquí es lo lista que es la gente de la Unidad Judicial y lo bien que se trabajó con la Policía. El éxito fue total. Operaciones con nombre de Margaret Astor, que por cierto se cambió a última hora, y operaciones de altos vuelos se sucedieron unas detrás de otras, con apenas tiempo para asimilar lo que se descubría. Todo estaba relacionado…  personas, intermediarios y dinero. Todo. Era difícil entrar por una puerta y no salir por veinte. De hecho entramos por un polígono y salimos maquillados y todo porque alguien se dejó algo donde no debía y mis compañeros fueron, y son, muy listos.

 

Largo y complejo  resultó recomponer todo o casi todo lo que pasó en la venta de un famoso solar palmesano que parece ser que se vendió a un precio inferior al de mercado. Asunto difícil y prolijo con horas de trabajo de excelentes peritos dirigidos por excelentes magistrados tanto en una instancia como en otra. Me pareció admirable la entrega de ambos. Lo que resultó un éxito fue la entrada y registro en unos oficinas de una empresa importante de fuera de Palma. Esa sí que nadie se la esperaba.

 

MALOS RATOS

 

Con todas estas historias no creáis que no  he pasado malos ratos. En ocasiones conoces a las personas y tienes la mejor de las opiniones de ellas. La imagen que tenía de un concejal de Palma condenado por delitos inesperados en una persona como ella era la mejor de las posibles;  la de un señor serio y trabajador. Lo sentí mucho.

Igualmente la situación que se creó con otra persona a la que tengo en el mejor de los aprecios y de la que me consta su seriedad en los años que dirigió la administración tributaria balear. Por último, un ex conceller de Educació que posiblemente sea de los mejores políticos del partido al que pertenece.

 

No os voy a aburrir con más detalles de los muchos temas que trabajamos, entre otras cosas porque no los puedo contar. El próximo día os comentaré algunas conclusiones y reflexiones personales, algún episodio con las “presiones” que siempre recibimos en situaciones como esta y algo sobre mi marcha que os interesará.  Eso espero.

Compartir este post

Repost 0
Published by raulburillo.over-blog.es
Comenta este artículo

Comentarios

Alberto Herrán 12/27/2011 16:08

Francamente interesante todo lo leído y no se me ocurre la razón por la que pudo borrarla anteriormente de su blog. Seguiré pendiente. Y muchas gracias.

raulburillo.over-blog.es 12/28/2011 18:14



No me gustan las polemicas. Determinados temas son para comentarlos en un ambiente más tranquilo. POr ello decidí suspender su piublicacion hasta que todo se hubiera calmado. Gracias por su
comentario y en los próximos días publicaré los artículos siguientes de la misma serie.



Recherche

Liens